La propuesta multipartidaria denominada Proyecto de Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, apoyada por Gana Perú, Bancada Fujimorista, Alianza Parlamentaria y Solidaridad Nacional, fue aprobada a mediados de Mayo del presente año, en conjunto por la Comisión de Defensa del Consumidor y la de Salud, con la participación del Ministerio de Salud e INDECOPI. La iniciativa, a través de acciones multisectoriales, promueve y protege el derecho a la salud pública, y busca disminuir el consumo de productos con cantidades elevadas de azúcar, grasas (saturadas y trans) y sodio.

Jaime Delgado, presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, a declarado que lo que se pretende es crear responsabilidad social por parte de las empresas, a fin de generar un cambio de conciencia hacia los alimentos saludables, con lo que evitar el incremento de las cifras de niños con sobrepeso y obesidad. Según Segundo Tapia, presidente de la Comisión de Salud del Congreso de la República, la norma protegerá la salud de los menores de estos dos males que constituyen la quinta causa de mortalidad en el mundo y afecta al 25% de niños de cinco a nueve años en el Perú, prohibiendo la publicidad que promueva alimentos y bebidas no alcohólicas no saludables en horario familiar (06:00 a 22:00 horas). Tampoco se podrán utilizar testimonios de artistas y personajes animados, o promover el consumo a través de la entrega de regalos o premios. Por otro lado, la publicidad de productos que contengan afirmaciones y términos relativos a la salud o la nutrición, deben basarse en la evidencia científica y ser presentadas a la autoridad cuando se requiera.

El proyecto busca proteger a los niños, quienes tienen una menor capacidad de discernimiento de toda la información que llega a ellos. Según el viceministro de Salud, Percy Minaya, los menores sufren un “bombardeo” de publicidad televisiva sobre comida chatarra, habiendo un 66% de ella destinada a programas infantiles (según un estudio de Concortv). A diario se transmiten 335 avisos de promoción de estos productos, con una inversión de 2 millones de nuevos soles. Complementariamente, también se contempla la regulación de la información nutricional incluída en los empaques de los productos, a fin de informar a los consumidores con exactitud sobre las propiedades de aquello que adquieren y consumen, a fin de defender sus derechos para que tomen decisiones adecuadas en cuanto a lo que atañe a su salud.

Por otro lado, el Ministerio de Salud promueve el programa “Quioscos saludables”, a través del cual se busca capacitar a padres y profesores para promover una alimentación sana, así como regular en los colegios el expendio de productos nutritivos, a fin de impulsar una vida saludable en los estudiantes de los colegios públicos y privados. Todo ello irá acompañado de la promoción del incremento de la actividad física, la práctica del deporte y estilos de vida saludables.

Otra medida que abarca la propuesta legislativa será la creación de un sistema de monitoreo sobre Nutrición y Estudio de Sobrepeso y Obesidad, a cargo del Ministerio de Salud.

Una de las contrapartes implicadas, la Asociación Nacional de Anunciantes (ANDA), afirma no estar de acuerdo con el proyecto de ley. A pesar de que los anunciantes acordaron la autorregulación de este tipo de publicidad, Jaime Delgado asegura que no es suficiente. A su vez, el director de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Alejandro Daly, alega que los productores no han sido consultados para aprobar esta ley y reclaman mayor sustento legal. Alegan que las regulaciones ya están contempladas en el Códex Alimentario y el Código de Protección y Defensa de los Consumidores. También achacan los altos costos que tendrá la medida para el Estado, las empresas y los consumidores.

Pero incluso grandes corporaciones internacionales (The coca-Cola, Pepsico, Nestle, Kraft, Kelloggs, Unilever, Bimbo) han firmado un compromiso con la Organización Mundial de la Salud (OMS), reconociendo que algunos de los insumos empleados en la elaboración de sus productos son dañinos para la salud, comprometiéndose a reducir el contenido de azúcar, sal, y grasas saturadas y trans. También acordaron aportar información más clara de la composición nutricional de sus alimentos y bebidas, así como regular sus estrategias de marketing y publicidad dirigida a los niños y adolescentes, así como promover un incremento en la actividad física y un estilo de vida saludable.

Deja una Respuesta

*