El Método Madre Canguro

Posted by: on nov 20, 2012 | 2 Comentarios

El Método Madre Canguro (MMC) es la atención a los niños prematuros manteniéndolos en contacto piel a piel con su madre. Se trata de un método eficaz y fácil de aplicar que fomenta la salud y el bienestar tanto de los recién nacidos prematuros como de los nacidos a término.

Sus principales características son:

  • contacto piel a piel temprano, continuo y prolongado entre la madre y el bebé;
  • lactancia materna exclusiva (en el caso ideal);
  • se inician en el hospital y pueden continuarse en el hogar;
  • los bebés pequeños pueden recibir el alta en un plazo breve;
  • las madres que se encuentran en su hogar precisan de apoyo y seguimiento adecuados;
  • se trata de un método amable y eficaz que evita el ajetreo que predomina por norma general en una sala de pediatría ocupada por bebés prematuros.

Los primeros en presentar este método fueron los doctores Rey y Martínez en Bogotá, Colombia, donde se desarrolló como alternativa a los cuidados en incubadora, inadecuados e insuficientes, dispensados a recién nacidos prematuros que habían superado dificultades iniciales y que necesitaban únicamente alimentarse y crecer. Casi dos décadas de aplicación e investigación han dejado claro que el MMC constituye algo más que una alternativa a los cuidados en incubadora. Se ha puesto de manifiesto que el MMC repercute eficazmente en el control de la temperatura, la lactancia materna y el desarrollo de vínculos afectivos referidos a todos los neonatos, al margen de su entorno, peso, edad gestacional y situación clínica.

La experiencia e investigación en materia de MMC a las que se ha otorgado mayor difusión provienen de los centros de salud donde comenzaron a dispensarse tales cuidados con la ayuda de profesionales sanitarios capacitados. En el momento en que la madre adquiría confianza en los cuidados que estaba proporcionando a su bebé, seguía dispensándolos en su hogar con el asesoramiento de profesionales que efectuaban controles frecuentes, lo que permitía efectuar un seguimiento especializado.

Las pruebas relativas a la eficacia y la seguridad del MMC se refieren únicamente a los recién nacidos prematuros sin problemas médicos, los denominados neonatos estables. La investigación y la experiencia demuestran que:

  • el MMC equivale, cuando menos, a la atención convencional (en incubadora) en lo que respecta a la seguridad y la protección térmica, si ello se calcula a tenor de la mortalidad;
  • al facilitar la lactancia materna, el MMC ofrece ventajas considerables en casos de morbilidad grave;
  • el MMC contribuye a la humanización de la atención neonatal y a potenciar los vínculos afectivos entre la madre y el hijo en países de bajos y altos ingresos; en ese sentido, el MMC constituye un método moderno de atención en cualquier entorno, incluso en los lugares donde se dispone de costosas tecnologías y se tiene acceso a una atención adecuada;
  • el MMC nunca se ha evaluado en el entorno del hogar.

Determinados estudios de investigación y observación en curso están evaluando la eficacia en el uso de este método en situaciones en las que no se dispensan cuidados intensivos a neonatos ni se tiene acceso a centros de referencia, y en las que los profesionales sanitarios están debidamente capacitados. En dichos entornos, el MMC previo a la estabilización pueden representar la mejor opción de supervivencia saludable.

Fuente: OMS

Publicaciones de interés

Early skin-to-skin contact for mothers and their healthy newborn infants
The Cochrane Library, Mayo 2012
Elizabeth R Moore, Gene C Anderson, Nils Bergman, Therese Dowswell

Summary
Skin-to-skin contact between a mother and her baby at birth reduces crying, and helps the mother to breastfeed successfully.

In many cultures, babies are generally cradled naked on their mother’s bare chest at birth. Historically, this was necessary for the baby’s survival. In recent times, in some societies such as in industrialized countries more babies are born in hospital, and as part of usual hospital care babies are often separated and swaddled or dressed before being given to their mothers. It has been suggested that hospital routines may significantly disrupt early mother and baby interactions and have harmful effects. This review was done to see if there was any impact of early skin-to-skin contact between the mother and her newborn baby on infant health, behavior, and breastfeeding.

The review included 34 randomized studies involving 2177 mothers and their babies. It showed that babies exposed to skin-to-skin contact interacted more with their mothers and cried less than babies receiving usual hospital care. Mothers were more likely to breastfeed in the first one to four months, and tended to breastfeed longer, if they had early skin-to-skin contact with their babies. Babies were possibly more likely to have a good early relationship with their mothers but this was difficult to measure. The overall methodological quality of trials was mixed. There was variation in how the intervention was implemented, including the time of skin-to-skin contact started after the birth and how long it lasted, the outcomes looked at and how they were measured. No clear negative outcomes were reported in association with skin-to-skin contact.

Pueden acceder al documento en el siguiente enlace.

Randomized controlled trial of skin-to-skin contact from birth versus conventional incubator for physiological stabilization in 1200- to 2199-gram newborns

Acta Paediátrica, Junio 2004
NJ Bergman, LL Linley, SR Fawcus

Conclusion: Newborn care provided by skin-to-skin contact on the mother’s chest results in better physiological outcomes and stability than the same care provided in closed servo-controlled incubators. The cardio-respiratory instability seen in separated infants in the first 6 h is consistent with mammalian “protest-despair” biology, and with “hyper-arousal and dissociation” response patterns described in human infants: newborns should not be separated from their mothers.

Pueden acceder al documento en el siguiente enlace.

Método Madre Canguro – Guía Práctica

Organización Mundial de la Salud, 2004

El presente documento describe el método madre canguro para el cuidado de recién nacidos prematuros o con bajo peso al nacer (que pueden respirar aire ambiente y no presentan problemas de salud importantes), que necesitan protección térmica, alimentación adecuada, observación frecuente y protección frente a infecciones. Proporciona asimismo orientaciones sobre el modo de organizar los servicios en el hospital de referencia en cuanto a lo que resulta necesario para introducir y dispensar el MMC, centrándose en entornos en los que los recursos son limitados.

Método madre canguro puede emplearse para el desarrollo de políticas nacionales y locales, directrices y protocolos a partir de los que pueda elaborarse material de formación.

Pueden acceder al documento en el siguiente enlace.

2 Comentarios

  1. Marco Antonio Herbas Justiniano
    18 noviembre, 2013

    La evaluación del MMC, en hogares consideramos en Bolivia importante, mi persona trabaja en una ONG, denominada APROSAR, y apoya la aplicación del método en hogares como método costo/efectivo para reducir la mortalidad neonatal en regiones elevadas del país, en la actualidad estamos desarrollando los protocolos que ayuden a esta evaluación, si existe algo avanzado en esta temática (Protocolos) les rogaría puedan enviarme lo trabajado.
    Un cordial saludo desde Bolivia.

    Reply
  2. carmita perez
    26 noviembre, 2013

    Buenas tardesMarco Antonio, soy de ecuador trabajo en la Direcciòn de Salud de Cotopaxi, en el hospital de latacunga trabajamos con el mmc, necesito saber por favor con que indicadores hospitalarios trabajan y los indicadores comunitarios para el seguimiento, ademas si me pueden compartir las los protocolos para esta evaluaciòn

    Reply

Deja una Respuesta

*