Similares, pero a un mundo de distancia

[Publicado en Nunavut News/North, el lunes, 26 de septiembre del 2011.]

Una delegación argentina visita Nunavut para deliberar sobre la salud

por Cassey Lessard

Northern News Service

Iqaluit – El territorio del extremo sur del continente americano comparte los mismos problemas de atención de salud que tiene el territorio del extremo norte, según afirmaron varios delegados de la provincia argentina de Tierra del Fuego durante su visita a Iqaluit el 21 de septiembre. Sus observaciones hicieron eco de los sentimientos expresados por uno de los tres profesionales de la salud inuit que los visitaron en marzo.

Lea el artículo original en el sitio de Nunavut News/North.

“Había muchas semejanzas en la forma en que deseaban ejecutar programas adecuados y de calidad”, afirmó Clara Evalik, Directora de Servicios Sanitarios y Sociales de la región Kitikmeot, quien hizo el viaje en marzo y vino a Iqaluit a mostrarles a los argentinos cómo funciona la atención de salud en Nunavut. “Es seguro que ellos tienen muchos más médicos que nosotros, pero la base de nuestros centros de salud comunitaria son las enfermeras”.

Los otros integrantes del grupo Nunavutmmiut que visitó a Argentina fueron Fiona Buchan-Corey, decana del recinto universitario de Kitikmeot del Artic College de Nunavut en la Bahía de Cambridge, y Catherine Connely, partera de Rankin Inlet. María Grieco, Ministra de Salud Pública de la Provincia, encabezó la delegación de Tierra del Fuego.

¿”Qué semejanzas podemos encontrar”?, preguntó Grieco. “La geografía, el clima, el perfil sanitario de las enfermedades, algunas características de nuestra población. Cuando aterrizamos aquí, el clima, el paisaje y los edificios nos parecieron muy similares. Creímos que estábamos en casa”.

“El consumo de tabaco es un problema común y que se trata de abordar en ambos lugares”, agregó Grieco.

“Ambos tratamos de aumentar la actividad física y reducir los factores de riesgo como la diabetes y los trastornos cardiovasculares. Tenemos una elevada tasa de suicidio y de enfermedades mentales, un alto nivel de consumo de alcohol y de drogas, pero por diferentes razones”, dijo, tras lo cual observó que la mayoría de las 130.000 personas que vivían en el archipiélago son migrantes.

Otra diferencia importante es la falta casi total de identidad indígena.

“Nos avergonzamos de decir que cuando los europeos llegaron a nuestro país fueron muy agresivos con los pobladores originales, de manera que no es posible ver a los pobladores originales de la manera en que se ven aquí”.

De hecho, Tierra del Fuego solo tiene descendientes mezclados de los Selk’nam, los pobladores originales. La mayoría de ellos se extinguió en choques con los inmigrantes europeos en el siglo XIX, y los “mestizos” (término usado en toda América Latina para describir a las personas de ascendencia europea mezclada con indígena) restantes guardan poca relación con su pasado aborigen.

“Han perdido su idioma, cultura y forma de vida tradicional”, afirmó Evalik. “Los pobladores originales nunca antes habían conocido a personas de América del Norte, y estaban celebrando una ceremonia relativa al cambio de las estaciones. Todo ello adquirió una mayor dimensión no solo al interesarse ellas en aprender sobre nosotros los inuit y saber del orgullo que sentimos de poder vivir en una comunidad integrada, sino al experimentar varios aspectos de nuestro modo de vida tradicional. Fue una emotiva experiencia para todos los participantes”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Salud Canadá financiaron el programa.

“Nuestro representante en Chile ya ha expresado interés en realizar el mismo intercambio con el Canadá”, afirmó Sandy Weinger, funcionaria de programas de la OPS. “Muchos de nuestros países tienen poblaciones indígenas y, para nosotros, esta es una manera de tratar de llegar a ellas porque la salud de los indígenas es muy importante para nosotros”.

Esas son buenas noticias para Evalik, que asignó un gran valor al intercambio.

“No me siento tan sola en lo que respecta a nuestras semejanzas en asuntos de salud mental”, afirmó. “Ellos tienen problemas de salud mental en algunas de sus comunidades y eso es algo de lo cual podríamos aprender los unos de los otros. Aprendimos tanto mientras estuvimos allá”.

Ahora, las dos delegaciones presentarán sus resultados y, en fecha posterior, se publicará un informe.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias, Página inicial. Este es el permalink. Para seguir los comentarios use el feed RSS de esta entrada. Los comentarios y los trackbacks están cerrados en este momento.