Logros y Retos

Fuente: El Futuro Que Queremos Para Todos, 2012.

El mundo ha hecho grandes avances hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), pero este progreso ha sido muy desigual, y, en muchos países, demasiado lento para alcanzar las metas de 2015. En las Américas, algunos de los mayores retos se encuentran dentro del área de salud. Actualmente, la situación varía notablemente entre los países de la Región y los diferentes grupos de población, así como entre los indicadores de las metas.  Es difícil predecir que la Región alcanzará en su totalidad las ambiciosas metas de salud.

Desde 1990, América Latina y el Caribe muestran notables progresos respecto a la reducción de la mortalidad infantil.  En 2009, la tasa de mortalidad infantil de nuestra región fue la más baja del mundo entre países en desarrollo y su caída fue más rápida que en las demás regiones.  Sin embargo, los promedios regionales de la mortalidad infantil ocultan grandes disparidades entre distintos países y dentro de los países mismos.

Por ejemplo, la meta 5 es de reducir entre 1990 y 2015 la mortalidad materna a tres cuartas partes.  Solamente 40% de los países analizados presentan una tendencia descendente en la Razón de Mortalidad Materna (RMM), pero a niveles que hace difícil predecir si lograrán la meta de reducción a tres cuartos del indicador para el 2015.  Es necesario mejorar los datos de la mortalidad materna, así como continuar con el fortalecimiento de los sistemas de información, aplicando la búsqueda activa de muertes maternas para mejorar su registro y clasificación con el apoyo de la Metodología RAMOS modificada (Reproductive Age Mortality Survey en inglés).  Uno de los principales efectos de la búsqueda es obtener datos más confiables y reales sobre el número de muertes maternas debido al estudio y documentación de cada muerte, lo que brinda a los países un conocimiento mejor de la realidad en cuanto al número y las causas de la defunción, así como de los factores que condicionan la mortalidad materna en cada país, y mejor aún en la aplicación de estrategias para su prevención desde el nivel local.

Objetivo 6 – Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades – De acuerdo con el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, el número estimado de nuevas infecciones del virus inmunodeficiencia humana (VIH) a nivel mundial alcanzó su pico en 1996 y desde entonces ha ido declinando, hasta llegar a 2,7 millones/año en 2008.  En el año 2010, alrededor de 9% (245.000) de la cifra global correspondió a la Región de las Américas:

170.000 en América Latina
55.000 en América del Norte
20.000 en el Caribe

Aunque el número de casos nuevos de infección por VIH está declinando globalmente, las tasas de incidencia de infección por VIH en la región de las Américas en la población general están, de hecho, aumentando: el riesgo de infección VIH en la Región de las Américas aumentó de 26,2 por 100.000 habitantes en 2001 – año de la firma de la Declaración de Naciones Unidas de Compromiso frente al VIH/SIDA – a 26,6 por 100.000 en 2008.  Esta tendencia regional se ha debido al aumento de la incidencia de infección VIH en América Latina, pasó de 30,6 a 31,8 por 100.000 habitantes en dicho período mientras que en América del Norte y en el Caribe la incidencia de infección VIH disminuyó de 16,1 a 15,9 y de 53,8 a 48,0 por 100.000 habitantes, respectivamente.  En la región de las Américas la gran parte de los países evaluados han tenido logros importantes en el control de la malaria.  Solamente 19% de los países evaluados están aún distantes de alcanzar la meta, pero pueden cambiar rápidamente su situación considerando la epidemiología de la enfermedad.

Para mantener la meta de la malaria, se requieren esfuerzos sostenidos, financiamiento adecuado, mayor colaboración entre los programas de salud y otros sectores, adecuada contratación y capacitación de personal de salud y de la comunidad en la materia, participación de diversos sectores de la sociedad en la prevención y control de la enfermedad, así como el fortalecimiento de los sistemas de salud y la definición de políticas basadas en pruebas documentadas.

Para evaluar el progreso con respecto a la tuberculosis, se utilizó la tasa de incidencia de tuberculosis por 100.000 habitantes.  Los países con mayor disminución fueron Ecuador y Puerto Rico (-51%), Cuba y Chile (-42%), Honduras (-38%), Costa Rica (-35%) y Nicaragua (-32%).

Más información sobre los indicadores de salud se puede encontrar aquí.  El sitio contiene datos, definiciones, metodologías y fuentes oficiales sobre los más de 60 indicadores utilizados para medir el avance hacia el logro de los ODM.

Datos y Estadísticas de la Organización Mundial de la Salud

La colección de Estadísticas Sanitarias Mundiales es la recopilación anual que la OMS prepara a partir de los datos sanitarios de sus 194 Estados Miembros, e incluye un resumen de los progresos realizados hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la salud y sus metas.  La selección de los indicadores se ha basado  respecto a la salud pública mundial, la disponibilidad y calidad de los datos, y la fiabilidad y comparabilidad de las estimaciones resultantes.  En conjunto, dichos indicadores ofrecen un amplio resumen de la situación actual de la salud y de los sistemas sanitarios a nivel nacional en las diez áreas siguientes:
  • esperanza de vida y mortalidad
  • mortalidad y morbilidad por causas espécificas
  • enfermedades infeccionas (selección)
  • cobertura de los servicios de salud
  • factores de riesgo
  • personal sanitario, infraestructura y medicamentos esenciales
  • gasto en salud
  • inequidades en salud
  • estadísticas demográficas y socioeconómicas
  • sistemas de información sanitaria y disponibilidad de los datos

Para más información sobre el progreso hacia los ODM, específicamente en la Región de las Américas, visite esta página.