Gestión de riesgo - Peru

El territorio de Perú, por su ubicación geográfica, está permanentemente expuesto a la ocurrencia de fenómenos geofísicos y geológicos, que son una seria amenaza a la seguridad de la población y a la infraestructura de desarrollo. De la diversidad de desastres que afectan el territorio nacional, se pueden señalar como los más frecuentes y de severo impacto socioeconómico: los terremotos, las avalanchas de lodo, los deslizamientos, las inundaciones y las sequías.

La alta actividad sísmica que se registra en el territorio peruano se debe principalmente a la conocida interacción tectónica de las placas Continental y Nazca, que afecta a toda la costa. Los sismos que se registran en la parte continental son provocados por fallas geológicas como consecuencia de efectos secundarios de la tectónica de placas.
Los valles interandinos y las cuencas hidrográficas en las vertientes oriental y occidental de los Andes registran una alta vulnerabilidad ante lluvias intensas. Esto hace que se produzcan avalanchas de lodo, deslizamientos, derrumbes, etcétera. Igualmente, muchas de las formaciones glaciares en las altas cumbres también acusan inestabilidad y, debido al intenso proceso de deglaciación, constituyen una fuente de permanente peligro de aludes.

Las sequías y las inundaciones son fenómenos recurrentes e inherentes a los climas semiáridos y subhúmedos, observados generalmente en las zonas tropicales y subtropicales, como es el caso de Perú. Entre las variaciones climáticas está el muy conocido fenómeno de El Niño, que se debe principalmente a las fluctuaciones en el sistema natural de interacción del océano y la troposfera en el Pacífico ecuatorial. Dicho fenómeno se presenta con frecuencias e intensidades variables, a veces con fuertes inundaciones en la costa norte y elevadas temperaturas del océano, que producen cambios en el sistema ecológico y resulta afectada la actividad pesquera en períodos normales.

Por otro lado, en los períodos de verano del hemisferio sur, se registran con recurrencia precipitaciones intensas encima de lo normal, que provoca desbordes de ríos, avalanchas de lodo y deslizamientos, principalmente en las cuencas hidrográficas de las vertientes oriental y occidental de los Andes, con impacto sobre sus habitantes, su agricultura, las vías de comunicación y las viviendas.

SITUACION INSTITUCIONAL

El principal instrumento que el Estado de Perú tiene para la Prevención y Atención de Desastres es el Sistema Nacional de Defensa Civil (SINADECI), creado en 1972. El SINADECI fue concebido como un conjunto organizado de entidades públicas y privadas que en razón de sus competencias o de sus actividades tuvieran que ver con los diferentes campos comprometidos en las tareas de prevención y atención de desastres. Esta amplia red institucional es regida y coordinada a nivel nacional por el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) y sus direcciones regionales, como órganos desconcentrados en el nivel nacional, así como de comités y oficinas de defensa regionales, municipales y oficinas sectoriales.

Aunque la coordinación general del Sistema y la formulación de políticas y orientaciones son responsabilidad del INDECI, los niveles regionales son relativamente autónomos en la realización de sus planes, programas y proyectos, siempre que éstos se inscriban en el marco de la política nacional. El INDECI, además del Consejo Consultivo Central, cuenta con un Consejo Consultivo de Relaciones Internacionales, un Consejo Consultivo Científico Tecnológico, un Consejo Consultivo Interregional, para la coordinación de políticas y acciones intersectoriales que les competen.

Para efectos de sistematizar el conocimiento de los peligros, vulnerabilidades y riesgos en el territorio nacional y contar con información relativa a sistemas de vigilancia y alerta, capacidad de respuesta y procesos de gestión interinstitucional, el INDECI ha organizado un Sistema Integrado de Información, el cual está al servicio del SINADECI. Este instrumento es fundamental para la priorización eficiente de las actividades y proyectos de las instituciones y de los programas del Plan Nacional de Prevención y Atención de Desastres, dado que permite el diagnóstico de las condiciones de riesgo y de la capacidad de respuesta institucional para actuar en caso de desastres en el territorio nacional.

En 2002 se creó la Comisión Multisectorial de Prevención y Atención de Desastres, encargada de coordinar, evaluar, priorizar y supervisar las medidas de prevención de daños, atención y rehabilitación en las zonas del país que se encuentren en peligro inminente o afectados por desastres de gran magnitud.

Más información en la página de la EIRD:
http://www.eird.org/perfiles-paises/fulltext/perfiles-paises/perfiles/peru-perfil.htm