De la mano de Víctor Hugo: Una profunda reflexión sobre las miserias humanas

En una espléndida noche de sábado  hemos enriquecido el alma  asistiendo a la comedia musical Los Miserables de Víctor Hugo, puesta en escena este fin de semana en Asunción.  Novela que deja al descubierto las miserias humanas,  donde los miserables  que lo único que poseen es su honradez luchan por salir a la luz y otros se resbalan aun más hacia las profundidades de averno interior.

La calidad interpretativa del elenco fue excelente y conociendo la calidad humana de Iván Allende (Javert), y su diaria lucha por la equidad  social y el derecho a la salud, no nos queda más que agradecerle a esta producción permitirnos dar este  alto en el trabajo para tener un momento de profunda reflexión humana.

A continuación el prólogo que el propio autor escribiera en la novela en el año de 1862, deberíamos preguntarnos, tiene aún vigencia en nuestros días?  Donde existe la ignorancia y la miseria, cada una de estas palabras tiene un profundo significado:

“Mientras a consecuencia de las leyes y de las costumbres exista una condenación social, creando artificialmente, en plena civilización, infiernos, y complicando con una humana fatalidad el destino, que es divino; mientras no se resuelvan los tres problemas del siglo: la degradación del hombre por el proletariado, la decadencia de la mujer por el hambre, la atrofia del niño por las tinieblas; en tanto que en ciertas regiones sea posible la asfixia social; en otros términos y bajo un punto de vista más dilatado todavía, mientras haya sobre la tierra ignorancia y miseria, los libros de la naturaleza del presente podrán no ser inútiles”. Víctor Hugo 1862.

 
Puedes dejar un comentario, o enviar trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario