La Organización Panamericana de la Salud (OPS) certificó a Uruguay como el único país de América Latina libre de Triatoma infestans como problema de salud pública.

 Este insecto que transmite la enfermedad de Chagas, conocido como vinchuca, se aloja en los ranchos de ba-rro, sobre todo en el medio rural y afecta a unas 40.000 personas en el país. El Presidente José Alberto Mujica Cordano abogó por estar alertas para continuar en este estatus y no recaer.

Los representantes de la Comisión Evaluado-ra Internacional de la Organización Panamerica-na de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Alonso Parra y João Carlos Pinto, se reunieron con el Presidente de la República, José Mujica, para entregarle la certificación lue-go de un proceso de trabajo y monitoreo que la organización llevó adelante en el pais.

El presidente del Comité Honorario para la Zoonosis, Ciro Ferreira, informó que mediante esta certificación Uruguay es el primer país de América Latina sin presencia de vinchucas infectadas, transmisoras del mal de Chagas. Esta enfermedad afecta de 16 a 18 millones de habitantes en América Latina, de los cuales tres millones padecen la enfermedad de manera crónica y severa.

Uruguay en 1997 fue el primer país que controló la transmisión vectorial y sanguínea de la enfermedad y en 2011 eliminó de su territorio la presencia del insecto transmisor. La vinchuca no es un insecto autóctono sino que ingresó al país, pero ya no figura como un problema de salud pública. “Sabemos que puede introducirse dentro del territorio nuevamente, por lo tanto, debemos extremar las medidas de control y vigilancia para evitar que esto suceda”, dijo el Presidente Mujica.

Por su parte, el representante de OPS/OMS en Uruguay, Eduardo Levcovitz, resaltó que una de las principales funciones de los organismos internacionales es promover el intercambio entre países y ejecutar acciones regionales y globales. En esa línea, el grupo de trabajo lo conformaron el brasileño João Carlos Pinto y el chileno Alonso Parra, quienes representan a la Comisión Evaluadora Internacional.

La evaluación de la comisión subrayó que los 15 años de trabajo sostenido, continuado, que involucró a diversas instituciones y actores de la comunidad fue esencial para alcanzar este logro. Además, indicó que el proceso de de-sarrollo y mejora de la vivienda y la calidad de vida de la población de las zonas más afectadas influyó positivamente en la disminución de la presencia del insecto.

En representación de la Comisión Evaluadora, Alonso Parra, subrayó la importancia de combatir este mal y del apoyo de los países en la vigilancia y el monitoreo es importante para no recaer. Enfatizó la responsabilidad de com-partir los logros para que el resto de los países avancen en la lucha a nivel de sus territorios.

Información como medida para erradicar la “enfermedad de los pobres”

El Presidente de la República, José Mujica, informó que este mal tiene 40.000 enfermos en el país, que hablan de un pasado “que con mucho trabajo y dedicación ha sido sepultado”. Mujica resaltó el papel de los maestros rurales en esta lucha, quienes educan a los niños que transmiten, luego, a sus padres la importancia de las medidas para prevenir la presencia de este insecto. “Porque no es que los ranchos fueran tan malos, ésta es una enfermedad de los pobres. Y los pobres no son solo pobres de cosas, son pobres de información”, enfatizó el mandatario.

“Hoy no tenemos la vinchuca, no la podemos encontrar; y menos vinchucas que estén infectadas. Pero tampoco es que nos habremos librado para siempre. Tenemos una gran chance pero no debemos bajar la guardia”, sentenció el mandatario y agregó que en ese desafío los medios de comunicación cumplen un rol importante en transmitir la información porque el “gran antídoto es que la gente esté alerta”.

 
Puedes dejar un comentario, o enviar trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario