Inundaciones en Belice

PAHOEOCBELICEINUNDA

Las inundaciones que se produjeron a raíz de las tormentas tropicales Alma y Arthur (las primeras de la temporada de huracanes) a fines de mayo y principios de junio de 2008 afectaron las zonas costeras del sur de Belice y la zona de las montañas Mayas produciendo inundaciones repentinas.

Los establecimientos de salud en las áreas costeras del sur de Belize sufrieron daños; y algunas estuvieron inaccesibles por varios días. La zona costara en el sur de Belice, distrito de Toledo, es una de los más pobres del país con 79% de la población viviendo en situación de pobreza y con grandes niveles de malnutrición crónica.

Además de cinco defunciones, más de 5.300 personas fueron afectadas directamente por este desastre. Al menos veintidós albergues fueron abiertos inicialmente, los cuales funcionaban en muy precarias condiciones, y siete comunidades del distrito de Stann Creek fueron impactadas fuertemente siendo aislados los servicios de salud.

Debido a las inundaciones se perdió gran cantidad de medicamentos y otros suministros médicos y el riesgo de enfermedades transmitidas por vectores aumentó considerablemente, por lo que se hizo necesario mejorar la vigilancia epidemiológica y mejorar las actividades de control de vectores. Varios centros de salud fueron también dañados por las aguas.

El acceso al agua potable fue una urgente necesidad, en particular para las comunidades afectadas en el sur.

La OPS prestó apoyo logístico y técnico en la elaboración de evaluaciones de daños y asesoramiento al Ministerio de Salud en los temas de agua y saneamiento y salud ambiental.

Con fondos de AECID la OPS adquirió tabletas de purificación de agua para solventar el problema de acceso a agua potable. Asimismo se adquirió equipo y suministros para mejorar las actividades de control de vectores y así evitar posibles epidemias, especialmente de dengue y malaria.

Después de las inundaciones, el Ministerio de Salud intensificó el control de vectores y las actividades de control de calidad del agua, para responder al aumento del número de personas expuestas a los riesgos conexos de las inundaciones, en particular en las áreas de alto riesgo de malaria, dengue y leptospirosis. Los fondos del AECID facilitaron la intensificación de estas actividades, que rutinariamente son llevadas a cabo por Ministerio de Salud y sus Autoridades Sanitarias Regionales. Estas actividades se complementaron también mediante la vigilancia epidemiológica ordinaria.

Los elementos adquiridos para el control de vectores y actividades de control de calidad del agua continuaron utilizándose en el programa de Salud Ambiental incluso después de la finalización de esta acción. Estos contribuyeron a la continuidad eficiente de los programas en curso y sostenibilidad de los resultados de esta acción.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!