Sequía en el Chaco Paraguayo (octubre 2008)

Sequia

El Chaco Paraguayo sufre los efectos de una sequía cíclica. Esta zona esta conformada por alrededor de 223 comunidades indígenas, organizadas en pequeñas aldeas, 115 en Presidente Hayes, 91 en Boquerón, y 17 en Alto Paraguay con una población indígena que asciende a 108.308 personas. Las poblaciones no indígenas contabilizan 142 localidades, 88 en Presidente Hayes, 32 en Boquerón, y 22 en Alto Paraguay, lo que significa que existen un poco más de 28.000 familias (alrededor de 135.000 personas) en situación de extrema vulnerabilidad, que necesitarían asistencia.





El 10 de septiembre de 2008, el Presidente de Paraguay declaró “en situación de emergencia” por un período de 90 días, a los Departamentos de Alto Paraguay, Boquerón y Presidente Hayes, a fin de tomar medidas ante esta situación.

En respuesta a estos hechos, la OPS, con fondos de la Agencia de Cooperación Española para el Desarrollo AECID, brindó asistencia técnica al SENASA organismo responsable de del abastecimiento de agua potable y el saneamiento en las zonas rurales, con el fin de mejorar la calidad de agua de consumo humano.

Los principales objetivos del proyecto fueron evaluar el estado de la infraestructura existente y brindar asistencia en la realización de reparaciones rápidas y mejorar la calidad del agua de consumo humano de las comunidades afectadas por la sequía en el Chaco.

Gracias a las actividades del proyecto la calidad del agua de consumo humano fue mejorada mediante diagnóstico situacional, reparaciones menores, capacitaciones en potabilización casera del agua con tecnología apropiada y entrega de filtros de uso domiciliarios.

El proyecto promovió la coordinación de las agencias e instituciones para la planificación de acciones relacionadas con el tema agua y la sistematización de la información disponible. Como parte de estas acciones se efectuó un relevamiento de la situación de los sistemas de agua potable y saneamiento de las comunidades del Chaco afectadas por la sequía.

Se movilizaron 4 brigadas para realizar un diagnóstico junto con los líderes y otras autoridades de cada comunidad, a fin de determinar la calidad y cantidad de agua disponible, así como las necesidades concretas de infraestructura para el funcionamiento óptimo de sus sistemas de provisión de agua en las comunidades indígenas existentes en el Chaco Paraguayo.

Estos equipos técnicos realizaron diagnósticos en 184 comunidades/aldeas con los siguientes resultados:

El 85% contaban con tajamares como fuente de almacenamiento de agua lluvia y el 15% contaban con pozo o algún tipo de sistema de almacenamiento de agua lluvia a través de techos. Del primer grupo 54% contaban con agua suficiente, el 30% poca agua, y el 16% tenían problemas de fuente de almacenamiento.

Junto con el SENASA se identificaron diferentes opciones de filtros para uso comunitarios. Con base en experiencias anteriores se buscó alternativas de bajo costo que pudieran ser elaboradas con materiales locales para reducir su costo y aumentar la accesibilidad a los mismos. Al mismo tiempo se aprovecharon las visitas para capacitar a las comunidades en el uso de los filtros provisto por otros proyectos ya que desconocían su funcionamiento.

En el proceso se Identificaron métodos sencillos para el tratamiento del agua, entregándose insumos para la potabilización casera de agua, como filtros domiciliarias, velas comparadoras de cloro para verificar su calidad.

Se realizó capacitación en la mayoría de las comunidades intervenidas en potabilización casera del agua con entrega de tela para filtrado y sulfato de aluminio, para mejorar la calidad del agua. El agua por el efecto de la sequía, la evaporación por el calor y por el uso mismo, disminuye su volumen en los tajamares lo que hace que aumente la turbiedad de las mismas.

Además fueron entregados a 694 familias de 23 comunidades/aldeas, filtros para uso familiar junto con capacitaciones para el uso, manejo, y mantenimiento de las velas de carbón activado.

Se realizaron reparaciones menores y mantenimiento en 42 sistemas de agua entre los que se puede mencionar: cambio de cilindro, reparación de las cañerías de distribución ascendente y descendente de los tanques elevados, reparación y reposición de grifos públicos y cañerías de las unidades sanitarias.

Además se entregaron materiales para reparaciones menores de plomería; herramientas y materiales para la instalación de dos tanques para almacenamiento de agua, así como la reparación y mantenimiento de los sistemas de agua en las comunidades.

El proyecto permitió focalizar acciones para mejorar la calidad del agua en las poblaciones del Chaco, acción que hasta esa fecha no había sido prioritario en los proyectos relacionados con el tema.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!