Consumo de alcohol, problemas asociados y respuestas en América Latina

asa_header_spa

El consumo de alcohol se ha transformado en uno de los factores de riesgo más graves para la salud a nivel mundial. En el Continente Americano, el alcohol constituye el principal factor de riesgo en lo que respecta a la carga de enfermedad. En el año 2004, por lo menos 347,000 muertes fueron atribuidas al consumo de alcohol. Además de la dependencia, el consumo nocivo de alcohol está asociado con más de 60 enfermedades, incluyendo las lesiones intencionales y no intencionales, canceres, enfermedad cardiovascular, enfermedades neuropsiquiatrías y del desarrollo infantil y juvenil. La mayoría de las enfermedades afectan a los hombres (83.3%), mientras que el 77.4% de la carga proviene de la población de entre 15 y 44 años, afectando entonces, principalmente, a jóvenes y a adultos jóvenes, en sus años de vida más productivos. El consumo de alcohol está también asociado a otras conductas de alto riesgo como prácticas sexuales inseguras y el uso de otras sustancias psicoactivas.

La manera más efectiva de reducir el consumo nocivo de alcohol y como consecuencia la carga de enfermedad y discapacidad en la sociedad son necesarias políticas efectivas intersectoriales, con el objetivo de mejorar la salud pública. Entre las medidas efectivas recomendadas por la OMS están la regulación de la venta y consumo de alcohol, a través de impuestos y política de precios, leyes para disminuir la asociación entre beber y conducir, intervenciones breves para el consumo de riesgo en la atención primaria, control del mercadeo de alcohol, y el monitoreo de los problemas y patrones de consumo de bebidas alcohólicas. El proyecto consumo de alcohol, problemas asociados y respuestas en América Latina, financiado por la Generalitat Valenciana, de España, tiene por objetivo fortalecer la cooperación técnica a 6 países de América Central para la formulación de planes nacionales para reducir el consumo de alcohol, capacitación de profesionales de salud en atención primaria para identificar el consumo excesivo y brindar una intervención breve y efectiva a la persona, y apoyar la investigación que genere datos sobre el consumo y problemas de salud prioritarios relacionados al consumo de alcohol.

El proyecto apoya actividades en Honduras, Guatemala, Guyana, Nicaragua, Republica Dominicana y Panamá. El proyecto es coordinado por el Área de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental, por el programa de Alcohol y Abuso de Sustancias, con apoyo de la oficina de Gestión del Conocimiento y Comunicación.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!