Prevención del Cáncer Cervicouterino

cancercervicouterino

El cáncer de cuello uterino (CACU) constituye un problema de salud pública en la región siendo el segundo tumor maligno más frecuente y la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres de América Latina. Se trata de una enfermedad de inequidades que afecta desproporcionadamente a las mujeres pobres. En el mundo se producen 529.000 nuevos casos de cáncer invasor cada año y más de 274.000 muertes. El 86% de estos casos y el 88% de las muertes ocurren en países en desarrollo y, en los países desarrollados la enfermedad es más frecuente en las zonas más desfavorecidas. En America Latina y el Caribe se producen casi 68.000 nuevos casos y más de 31.000 muertes anuales, con tasas de mortalidad siete veces mayores que las de Estados Unidos y Canadá. Además las tendencias indican que, si no se mejoran los programas de prevención, el número de casos de CACU en la Región puede llegar a 126.000 en el año 2025. Por otro lado, la mayoría de las mujeres afectadas son jóvenes, con varios hijos a su cargo y están en la etapa más productiva de la vida. Muchas ocupan el puesto de Jefe de la familia, proporcionan ingresos a sus hogares, y trabajan para sus comunidades por lo que su enfermedad repercute gravemente en la estructura y en la economía familiar y de la sociedad en general.

Para hacer frente a este problema la OPS, con fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), ha puesto en marcha un proyecto que se enmarca dentro de la Estrategia Regional y Plan de Acción para la Prevención del Cáncer Cervicouterino adoptada por el Consejo Directivo de OPS en 2008. El proyecto tiene como objetivos mejorar la organización, calidad, y prestación de servicios para la prevención de cáncer cervicouterino en países con alta carga de la enfermedad e introducir nuevas técnicas y abordajes basadas en la evidencia. Para lograr los objetivos se están llevando a cabo una serie de actividades que incluyen: la educación de las mujeres y de la población en general; la formación de los profesionales en técnicas de tamizaje (IVAA, citología y colposcopia); la adquisición de equipos para fortalecer los laboratorios de citopatología, equipos de crioterapia y colposcopios; y el monitoreo y evaluación de los programas con el fin de mejorar la cobertura y la calidad del tamizaje, y conseguir que el 100% de las mujeres con lesiones precancerosas reciba tratamiento.

El proyecto se está realizando en Bolivia y Paraguay, dos países con alta carga de la enfermedad y cuyos programas de prevención de cáncer cervicouterino basados en la citología no están teniendo el impacto deseado hasta ahora. Este tipo de programas se están llevando a cabo en el mundo desde hace más de 30 años y, mientras que en los países desarrollados han tenido como resultado una importante reducción de la carga de la enfermedad, en los países en desarrollo no han tenido casi ningún impacto. Bolivia y Paraguay son un claro ejemplo de estos últimos ya que tienen tasas de incidencia y mortalidad de las más altas del mundo a pesar de que los servicios de prevención del cáncer cervicouterino están disponibles en estos países desde la década de los 80.

En Bolivia se está trabajando en la consolidación del IVAA como técnica de tamizaje primario en entornos con recursos insuficientes para mantener un tamizaje de calidad mediante citología y con un alto porcentaje de mujeres con seguimiento inadecuado. El objetivo es, incorporar el enfoque ¨Ver y Tratar ¨ de manera que, en una única consulta se realice el tamizaje mediante IVAA y, si está indicado, el tratamiento de las lesiones precancerosas con crioterapia. Por otro lado, se ha reforzado la citología en las zonas donde ya está funcionando y es posible el control de calidad y el seguimiento adecuado y oportuno de las mujeres.

En Paraguay se ha reforzado el programa de detección precoz de CACU mediante citología en algunas zonas del país. En 2010 se dotaron 12 Unidades de Salud de la Familia (USF) del Bañado Sur, zona deprimida de la periferia de Asunción y en 2011 se va a extender el proyecto a las USF de Guairá aprovechando el buen nivel de desarrollo de las redes de servicios de salud en dicho departamento. Por otra parte se va a iniciar una experiencia piloto de diagnóstico por IVAA y otra para valorar la posibilidad de introducir el test de detección del ADN del virus del papiloma humano (test de VPH) en el tamizaje primario.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!