Garantizar el acceso a los servicios integrales de Salud Sexual Reproductiva y promover los Derechos Sexuales Reproductivos, con especial énfasis en las poblaciones más vulnerables

D038

La salud sexual y reproductiva es un tema prioritario en la Región de allí que es imprescindible proveer a la mujer una atención continua. En América Latina y el Caribe (ALC), cada año mueren 9,500 madres 3 y 160,000 recién nacidos debido a causas prevenibles con mayores tasas en las zonas rurales, en condiciones de pobreza, menos educadas y en minorías hace necesario asegurar que este grupo poblacional tenga acceso oportuno a servicios de salud sexual y reproductiva y a prevención de VIH/ITS y embarazo.

La Mortalidad Neonatal en la Región es estimada en 14 por 1000 nacidos vivos. Las principales causas de muerte neonatal en ALC son: Infecciones (32%), asfixia (29%), prematuridad (24%), malformaciones congénitas (10%). El bajo peso al nacer es un importante factor de riesgo asociado a la mortalidad neonatal y se estima que en ALC que alrededor de 7,8% de los recién nacidos son de bajo peso al nacer. Existe una fuerte asociación entre salud materna, salud neonatal y nutrición. De esa forma, los determinantes en salud como factores socio-económicos, pobreza, bajo nivel de escolaridad (especialmente de las madres), falta de empleo, limitado acceso a los servicios básicos de salud entre otros, contribuyen a las altas TMN (tasas de mortalidad neonatal) que encontramos.

En el 2007 en América Latina y el Caribe (LAC), las Naciones Unidas reportó un total de 10.7 millón de nacimientos y aproximadamente 350.000 muertes en niños menores de 5 años, de los cuales 220.420 fueron en niños menores de un año. En el 2009, la tasa de mortalidad infantil fue estimada a 20.6 por 1000 nacimientos vivos. Sin embargo, los promedios regionales esconden grandes disparidades dentro y entre los países ilustrando brechas grandes en las necesidades de salud en grupos poblados diferentes y en las áreas más vulnerables.

Fotografias de Jane Dempster, © PAHO.

En el 2006, la mortalidad en niños de 1 mes a 5 años de edad correspondió a un estimado de 26% para las diarreas e infecciones respiratorias agudas y 19% para otras enfermedades transmisibles. La mayor parte de otras muertes fueron atribuibles a diarrea, malaria e infección neonatal y neumonía. Lo más importante es que la mayor parte de estas muertes son prevenibles. En los países con mortalidad alta, las intervenciones de prevención podrían lograr la reducción de más de 50% de la mortalidad. Sin embargo, la cobertura de las intervenciones es inaceptablemente baja en la mayor parte de países de bajo y medio ingreso.

La desnutrición crónica es el problema de crecimiento más común en la Región. Casi 9 millones de niños menores de 5 años sufren de este problema lo cual afecta el desarrollo cognoscitivo. Además, 22.3 millones de niños y 33 millones de mujeres de edad reproductiva, y 3.6 millones de mujeres embarazadas sufren de anemia. La promoción de la lactancia materna exclusiva y la alimentación complementaria podrían prevenir el 19% de la mortalidad de niños menores de 5 años.

La población joven de 10-24 años representa aproximadamente el 30% de la población total de la región y la mayoría de los países del proyecto son países con población joven. Un número importante es estos adolescentes y jóvenes viven en la pobreza y no tienen protección social, ni acceso a los servicios de salud. Los países participantes en esta propuesta tienen las tasas de fecundidad especifica (TFE) para adolescentes más alta en la región, en Nicaragua: 111, Guatemala: 104, Honduras: 90, El Salvador: 81, Bolivia: 76, Paraguay: 69 y Perú: 52. El 18% de los partos en LAC corresponde a mujeres entre 15-19 años, con cifras mayores en las mujeres de NSE bajo, no escolarizadas, rurales e indígenas, sin acceso a los servicios y a planificación familiar. La mayoría de estos embarazos no son planificados y 27% de los abortos no seguros ocurren en mujeres de 15-24 años de edad. El porcentaje de muertes materna en ese grupo de edad varía entre un 10% y un 30%, de los casos y el riesgo de morbi-mortalidad materna es cuatro veces mayor en las menores de 16 años.

La población mayor de 60 años se duplicara de 50 a 100 millones de personas entre el 2006 y el 2025 en ALC y si consideramos que la esperanza de vida sigue aumentando, a menos que disminuya la discapacidad y mejoren las condiciones de vida de este grupo, la demanda de diversos tipos de asistencia en el hogar o en instituciones, en especial los cuidados de largo plazo. Considerando que la esperanza de vida sigue aumentando, a menos que disminuya la discapacidad y mejoren las condiciones de vida de este grupo, la demanda de diversos tipos de asistencia en el hogar o en instituciones, en especial los cuidados de largo plazo será cada vez mayor. Se necesita adecuar de manera rápida y eficiente a los Sistemas de Salud basados en la atención primaria para afrontar este reto en tan poco tiempo.

Acciones prioritarias
- Prevención de embarazos no deseados y de las complicaciones derivadas de ellos, para el logro del acceso universal a la Planificación Familiar;
- Acceso universal a servicios de maternidad de calidad, con la actualización y difusión de guías normativas y tecnologías perinatales para la atención materno perinatal en APS;
- Capacitación de recursos humanos, a través de la formación de capacitadores basados en la atención primaria de salud, desde los cuidados pregestacionales hasta el puerperio;
- Información estratégica para la acción y rendición de cuentas con participación comunitaria (capacitación de personal y auditorías de la morbilidad grave y de la mortalidad materna);
- Fortalecimiento de la Iniciativa de Maternidad Segura en los países participantes.
- Contribuir a la mejoría de la salud sexual y reproductiva de los adolescentes y jóvenes y en la disminución del embarazo para el logro de ODM 4 y 5;
- Promover y fortalecer la capacidad de la autoridad nacional para el desarrollo de políticas de salud que sean sensible a las variables de interculturalidad con enfoque de género y derechos humanos;
- Fortalecer las capacidades de los socios intersectoriales para mejorar las políticas, servicios y sistemas de monitoreo en salud;
- Promover la participación de las mujeres y hombres y sus organizaciones en las decisiones, provisiones y monitoreo de la salud.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!