OPS premia esfuerzos centrados en género en respuesta al VIH


Dos iniciativas que toman en cuenta las diferencias de género en la prevención y tratamiento de VIH apoyados de la Cooperación Española fueron presentadas como ejemplos de buenas prácticas, por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Los dos proyectos, uno de Argentina y otro de Trinidad y Tábago, fueron los ganadores del cuarto concurso anual de “Buenas Prácticas que Incorporan la Perspectiva de Igualdad de Género en Salud”. Su mérito se reconoció durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, en la sede de la OPS en Washington DC. En el evento se lanzó un nuevo Curso virtual sobre Género y Salud en el marco de la Diversidad y los Derechos Humanos, que será ofrecido a través del Campus Virtual de Salud Pública de la OPS con apoyo de la Cooperación Española.

Este año, el concurso de buenas prácticas se focalizó en la prevención, tratamiento y respuesta al VIH. En ese sentido, se procuró identificar proyectos que tomaron en cuenta las distintas necesidades y oportunidades de hombres y mujeres respectivamente, y que procuraron cambios en las actitudes de cada uno para mejorar la salud de ambos sexos.

“Con el reconocimiento de estas dos experiencias, destacamos el valor y el alcance de trabajos e iniciativas específicas que en el interior de nuestros países están marcando la diferencia por el avance de la equidad en la salud entre ambos sexos”, afirmó la Directora de la OPS, la doctora Mirta Roses.

La iniciativa ganadora de Argentina fue el proyecto “Promoción de la salud sexual y reproductiva y prevención del VIH/Sida en adolescentes viviendo en áreas marginales de Buenos Aires” presentado por la Fundación Huésped, de Argentina. Este programa se centra en atender a jóvenes que viven en la pobreza, personas VIH positivo, inmigrantes y adolescentes indígenas. Procura transformar  prácticas y actitudes de adolescentes y trabajadores de la salud con respecto a los roles de géneros, así como el derecho a una buena salud sexual y reproductiva.

Ángeles Velázquez, quien aceptó el premio a nombre de la Fundación Huésped, hizo ver que en su trabajo ponen énfasis en empoderar a las adolescentes y aumentar su participación, en desafiar los estereotipos y roles de géneros que perpetúan la inequidad entre ambos sexos, en aumentar el uso del preservativo y en usar instancias culturales y de entretenimiento para promocionar la salud. El proyecto presentado por Fundación Huésped inspiró la creación de la nueva Red Unida de J@venes Latinoamerican@s en Respuesta al VIH, para promover la salud y reducir el estigma.

La otra iniciativa ganadora, de Trinidad y Tábago, se llama “Prevención en parejas discordantes VIH positivo”, que lleva adelante la Clínica de Promoción de Salud Tábago con el respaldo de la OPS. El programa da asesoramiento y tratamiento a parejas en las que uno de sus miembros es VIH positivo. Raymond Noel, director médico de esta clínica, explicó que utilizan estrategias específicas para tratar con mujeres y hombres, ya sea individual como también para parejas. También tratan problemas específicos que incluyen una distribución del poder desigual entre ambos sexos, el “juego de la culpa” por el VIH que suele conducir a violencia de género, factores de riesgo de VIH relacionados con la disparidad de género, y embarazos accidentales en parejas discordantes VIH positivo. Este programa aconseja a las parejas la adopción de prácticas saludables, tales como, sexo seguro, así como también la adhesión al tratamiento con antiretrovirales.

En un panel especial de discusión sobre género y VIH, César Núñez, director regional para América Latina de ONUSIDA, indicó que cerca de 7000 personas contraen VIH a diario alrededor del mundo. Afirmó que en el esfuerzo por prevenir y tratar el VIH es importante tomar en cuenta las necesidades especiales y las vulnerabilidades específicas que enfrentan mujeres y adolescentes, al igual que otros grupos vulnerables como los transexuales y las trabajadoras sexuales.

La asesora principal sobre género en la Oficina del Coordinador Mundial de Sida de Estados Unidos, del Departamento de Estado de Estados Unidos, Daniela Ligiero, subrayó que si bien ha habido progresos en el área de género y VIH, “todavía no se ha hecho suficiente para poner a mujeres y niñas en el centro de la respuesta global para atender el VIH”. Indicó que se necesita darle más atención a la violencia de género y a las necesidades de niñas adolescentes y pre adolescentes. Ligiero enfatizó que se requiere un mejor monitoreo de los programas que ya existen para determinar cuáles están siendo efectivos y cuáles no.

La especialista principal sobre género de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), Mercedes Kremenetzky, describió un proyecto piloto llevado adelante por la OPS y la CIM que desarrolló protocolos en cuidado comprehensivo en casos de VIH o violencia para ser usado por los primeros en responder. Explicó que los protocolos serán compartidos por los Estados Miembros de la OPS y de la Organización de los Estados Americanos, “ahorrando recursos y aumentando los beneficios para las mujeres”.

En un mensaje grabado, la doctora Mirta Roses anunció el lanzamiento del primer Curso virtual sobre Género y Salud, que se impartirá a integrantes de gobiernos, instituciones de salud pública y organizaciones no gubernamentales sociales. El curso se enfocará en cómo integrar la perspectiva de género en políticas y proyectos de salud. Este curso de 19 semanas será ofrecido primero a cinco países: Bolivia, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay.

El Concurso de Buenas Prácticas que Incorporan la Perspectiva de Igualdad de Género en Salud fue establecido por la OPS en el 2008 con apoyo de la Cooperación Española para reconocer y promover las experiencias que incorporan la perspectiva de igualdad de género en salud, y así contribuir a la eficiencia, el acceso y la equidad de las políticas, los programas y los servicios de salud. El concurso de este año recibió 42 solicitudes de 16 países de América Latina y el Caribe.

“Aquí en la Organización, consideramos que la igualdad de género es prioritaria para poder avanzar en un mundo con mayor equidad, con salud para todos y con desarrollo”, afirmó la subdirectora de la OPS, Socorro Gross.

La OPS se estableció en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Colabora con todos los países de la Región de las Américas para mejorar la salud y calidad de vida de las personas del continente y su secretaría actúa como la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!