Una charla con Jorge Veiga

PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.

Jorge Veiga de Cabo fue director de la Biblioteca Nacional de Ciencias de la Salud de España, actualmente es el Subdirector y Jefe de Área de Servicios Especiales en Instituto de Salud Carlos III, siendo responsable por el programa editorial de la Revista de Medicina y Seguridad del Trabajo, y contó a nuestro equipo de comunicación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) sobre su trabajo, la cooperación internacional, y también sobre su vida personal. Con esta breve introducción, abrimos nuestro reportaje especial de hoy.

OPS ¿Qué lo llevó a elegir su campo principal de trabajo?
J.V. Como dijo José Ortega y Gasset, “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”. Aunque no soy muy amigo de apoyarme en citas, creo que esta frase resume bastante bien el primer escenario en el que se fraguó la decisión y las circunstancias que han ido moldeando posteriormente mi trayectoria profesional. Supongo que tampoco muy diferente a cómo se inician y perfilan muchas de las vidas profesionales de miles de personas a partir de la confluencia entre las aspiraciones personales y las oportunidades del momento, lo que en suma compondrían las circunstancias que diría Ortega y Gasset.
Así, cuando terminé la carrera de Medicina y Cirugía en la Universidad de Salamanca, allá por el año 83, las circunstancias en España no eran muy favorables para iniciar una vida laboral. Por otra parte, mis aspiraciones profesionales no se orientaban tanto hacia la medicina asistencial y clínica, como hacia otras áreas como la microbiología, parasitología, epidemiología, salud pública, salud ambiental o la investigación, tanto de laboratorio como aplicada, por citar algunas de mis principales preferencias. Por este motivo, al poco tiempo de licenciarme, me desplacé a Madrid durante unos meses para realizar el Curso de Diplomado en Sanidad en la Escuela Nacional de Sanidad (ENS). Transcurridos unos meses después de haber finalizado el Curso, se materializó la decisiva confluencia ente aspiraciones y oportunidades en forma de llamada telefónica para realizar una entrevista con el Dr. Fernando Ruiz-Falcó y el Dr. Pedro Díez, Director y Jefe de Estudios respectivamente de la mencionada Escuela, para un puesto de trabajo en el departamento de Epidemiología. A partir de ahí, se fueron sucediendo diferentes escenarios de características más o menos similares, que han ido confeccionando mi trayectoria profesional.

Universidad de Salamanca. PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.

OPS ¿Qué tipo de libros o revistas prefiere en el campo de salud?
J.V. Bueno, más que una preferencia concreta por libros o revistas, quizá debido a una deformación profesional, digamos que me siento más cómodo entre determinados temas relacionados con la epidemiología, metodología, salud pública, salud laboral, etc.

OPS ¿Cuándo empezó a trabajar en el Instituto de Salud Carlos III?
J.V. Pues como ya comenté anteriormente, en 1984, un año después de licenciarme y finalizar el Curso de Diplomados en Sanidad, me incorporé a la Escuela Nacional de Sanidad cuando aún no se había creado el Instituto de Salud Carlos III y esta dependía entonces del Ministerio de Gobernación.
En 1986, agrupando diferentes instituciones sanitarias como Laboratorios Nacionales de Referencia de Salud Pública, Servicio de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Sanidad y entre otras también la Escuela Nacional de Sanidad, se crea el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) como un órgano de apoyo científico técnico de la Administración General del Estado y de los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas, y a partir de ahí es donde comienza mi andadura por el Instituto de Salud Carlos III.
Unos años más tarde, en 1989, se crea el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) dentro del Instituto de Salud Carlos III y el hecho de encontrarme trabajando en el departamento de epidemiología de la ENS, me ofreció la posibilidad de pasar a formar parte de la plantilla del nuevo Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII donde estuve varios años como Jefe de Sección de Neuroepidemiología y tuve ocasión de dar mis primeros pasos en el campo de la investigación aplicada en enfermedades degenerativas del Sistema Nervioso Central, de la mano del Dr. Jesús de Pedro, que iniciaba esta línea de investigación en el CNE basada en su experiencia adquirida en este campo en el Instituto Karolinska de Suecia, actividad que continué compatibilizando con algunas colaboraciones docentes en la Escuela Nacional de Sanidad.
En 1996 se crea dentro del ISCIII, la Biblioteca Nacional de Ciencias del Salud (BNCS), cuyo primer director, el Dr. Marcelo Sosa, permaneció sólo 2 años en el puesto al obtener al poco tiempo una plaza en la Comisión de la Unión Europea. Al quedar vacante la plaza en 1998, tomé su relevo hasta 2005, fecha en la que lo cedí a mi sucesora, la actual directora de la biblioteca, Dña. Elena Primo.
En los 9 años al frente de la BNCS fue cuando se iniciaron los principales proyectos de colaboración entre la BNCS (ISCIII) y la OPS/OMS, con la puesta en marcha y desarrollo de la BVS, LIS, SciELO España, etc., lo que supuso una etapa importante en mi vida profesional y de la que me siento orgulloso al haber tenido oportunidad de vivir y contribuir en primera persona al nacimiento, la creación y la consolidación (que así dicho parece fácil, pero costó mucho en sus inicios…) de aquellos proyectos que siempre he considerado que serían herramientas de enorme utilidad para el acceso a la información por parte de la comunidad científica y para la población general.
Mirando hacia atrás, para mi supone una enorme satisfacción ver como ese proyecto que se inició en España de forma modesta, con mucho esfuerzo por parte de un reducido equipo formado por María de Pablos, Belén Martín, Laura Mohedano, Virginia Jimenez, Cristina Bojo, Belén Jaén y María Calvo, al que tanto tengo que agradecer y que sería injusto no rendirles el reconocimiento público que merecen, ahora se ha convertido en el portal que ocupa la octava posición en el Ranking Web de Repositorios del Mundo que elabora el Laboratorio de Cibermetría del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, con oscilaciones según los meses, entre el séptimo y el decimosegundo puesto en el último año.(http://repositories.webometrics.info/topportals_es.asp)

Instituto de Salud Carlos III. PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.


Finalizada mi etapa en la BNCS en 2005, me trasladé a la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, también del ISCIII, donde me encuentro en la actualidad desempeñando el puesto de Jefe de Área de Servicios Especiales y Subdirector de la misma, compatibilizando estas tareas con las de Redactor Jefe de la Revista de Medicina y Seguridad del Trabajo que edita la ENMT desde 1952 y las ya mencionadas actividades de cooperación internacional con diferentes instituciones.
Aunque en diferentes Centros y desarrollando distintas actividades, se puede decir que toda mi vida profesional se ha desenvuelto dentro del Instituto de Salud Carlos III desde su creación en 1986, lo que me ha permitido ir modelando poco a poco mi experiencia profesional en torno a diferentes áreas del conocimiento de especial interés para mi como pueden haber sido la docencia, la investigación, la información y edición científica, además de la siempre enriquecedora experiencia que supone desempeñar actividades de cooperación con organizaciones internacionales como la OPS/OMS y más recientemente, también con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Red Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA).

OPS ¿Cual es el papel de la ENMT-ISCIII como un organismo de ejecución de proyectos de cooperación?
J.V. Pues para responder a esta pregunta conviene repasar brevemente la trayectoria de la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo (ENMT) desde su creación, muy diferente a la del ISCIII, hasta que recientemente confluyen en su punto de integración. En 1944 se crea el Instituto Nacional de Medicina, Higiene y Seguridad del Trabajo, y dependiendo de él, 4 años más tarde nace la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo con la misión de la formación especializada en Medicina del Trabajo y la docencia de postgrado en la colaboración con las Universidades, aunque tenía también asignadas actividades de investigación y divulgación científica en este campo. Tras varias décadas en las que va perdiendo fuerza en sus diferentes actividades y competencias (salvo la edición de la revista de Medicina y Seguridad del Trabajo que inició en 1952 y prácticamente se ha mantenido hasta la actualidad), en 2000, con intención de revitalizar su hegemonía y aglutinar la formación especializada en Salud dentro de una misma institución (la Salud Pública impartida desde la ENS y la Salud laboral desde la ENMT), la ENMT se incorpora al ISCIII.
A partir de su incorporación en el ISCIII, además de impulsar sus funciones docentes, la ENMT recupera también su capacidad de cooperación en diferentes actividades, tanto en el marco nacional en el que actualmente manteniendo convenios de formación y otros servicios con 13 de las 17 Comunidades Autónomas españolas, como en el escenario internacional con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Comisión de la Comunidad Europea y a partir de 2005, como ya se ha mencionado en varias ocasiones, con la OPS/OMS.

OPS ¿Qué posición ocupa la ENMT-ISCIII dentro del escenario internacional de salud?
J.V. Su papel en el ámbito de la cooperación internación se inicia en 1973 cuando entra a formar parte de la Red Internacional de Centros de Información sobre Seguridad e Higiene en el Trabajo (CIS) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
A partir de 1996, se crea la Red Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) y la ENM-ISCIII pasa a formar parte de ella a través de la Red Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (RNSST) del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) de España.
A partir de 2005, como ya he comentado, se inicia un programa estable de cooperación entre la ENMT-ISCIII y la OPS/OMS, inicialmente a través del Área de Gestión del Conocimiento y Comunicaciones (KMC) y más recientemente con el Área de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental (SDE), ambos al amparo del convenio de cooperación entre OPS/OMS con España, gestionado a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación española.

OPS ¿Con qué desafíos se enfrenta?
J.V. En el momento actual, las actividades de cooperación relacionadas con el fortalecimiento de redes de información, acceso y divulgación del conocimiento entorno a la Salud Laboral y la Medicina del Trabajo, se encuentran bastante consolidadas, y creo que es de justicia decirlo, gracias a la sensibilidad y al interés mostrados hacia estos temas por parte Mr. Marcelo D´Agostino como Gerente del Área de KMC de la OPS/OMS y al director de la ENMT, el Dr. Jerónimo Maqueda.
Quizá uno de los principales desafíos cara al futuro se centra en lograr articular y llegar a consolidar de igual forma, programas cooperación entre la ENMT-ISCIII con otras áreas o servicios de la OPS/OMS que en cierta medida se encuentren trabajando dentro del ámbito de competencias de la OPS/OMS, de forma directa o tangencialmente, sobre temas relacionados con la Salud Laboral, Seguridad en el Trabajo, Medicina Ocupacional, Prevención de Riesgos Laborales, etc., y se puedan encontrar interesadas en abrir nuevas líneas de cooperación con nosotros.
Creo que implementar estrategias de este tipo, además de ampliar el campo de la colaboración hacia temas relacionados con la formación y la investigación, pueden abrir también las puertas al intercambio bidireccional de profesionales para alcanzar un mayor nivel de trasferencia de conocimiento interinstitucional.
En este sentido, recientemente se han realizado dos experiencias piloto orientadas hacia la formación en temas relacionados con Salud Laboral. La primera de ellas ha consistido en el desarrollo de un programa de formación on-line sobre enfermedades profesionales dirigido a médicos de primer nivel, realizado en cooperación con la Oficina Regional de la OPS/OMS en Argentina y la Universidad de Buenos Aires, cuyo último fin es que sirva como experiencia piloto para una segunda fase de expansión a diferentes países de LAC.

Biblioteca Nacional de Ciencias de la Salud. PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.


La segunda experiencia pretende abrir puertas al intercambio entre profesionales de las diferentes instituciones o entre su personal en formación. De esta forma, en los dos últimos años se han realizado rotaciones o pasantías de médicos que se encuentran en el último año de la especialidad de Medicina del Trabajo en la ENMT-ISCII, una de ellas se llevó a cabo en la Sede Central de la OPS/OMS en Washington DC con la participación de las Áreas de KMC y SDE, y la otra en el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Hospital General de Agudos Parmenio Piñedo de Buenos Aires (Argentina), con el apoyo del Dr. Héctor Nieto, Jefe del mencionado Servicio y Ms. Myrna Marti, Asesora Regional de KMC en la Oficina OPS/OMS en Argentina.
Ambas experiencias han mostrado resultados muy satisfactorios y aunque como ya se ha dicho, aún se encuentran en su fase piloto, tenemos la esperanza de que en un futuro próximo puedan llegar a estructurarse como proyectos de cooperación dentro de un programa más consolidado.

OPS Mencione algunos de los objetivos más importantes que se lograrán.
J.V. El futuro es impredecible, pero muchos de los programas docentes y programas de capacitación de personal experto podrían verse beneficiados de este sistema de cooperación aprovechando experiencias y planes de formación instaurados en España, y viceversa, dentro del programa de formación especializada y de formación continua de la ENMT-ISCIII.
Por eso, como dije antes, creo que tras los resultados obtenidos del programa de cooperación para el fortalecimiento de redes de información, acceso y divulgación del conocimiento en Salud y otras experiencias piloto llevadas a cabo en los últimos años, nos encontramos en un momento idóneo para definir una política interinstitucional de cooperación que permita ampliar el horizonte de actividades de colaboración y perdure en el tiempo.

OPS Cuénteme acerca de las colaboraciones pasadas del ISCIII con la Organización Panamericana de la Salud.
J.V. La colaboración entre el ISCIII y la OPS/OMS comienza hacia 1996, mediante un acuerdo entre ambas instituciones para desarrollar actividades conjuntas, inicialmente puntuales, en el ámbito de la Salud Pública y principalmente vehiculadas a través de la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII con diferentes Áreas de Salud de la OPS/OMS.
En 1999 este acuerdo se formaliza mediante la firma de un convenio marco entre ambas instituciones por el que el ISCIII destina una cantidad fija para financiar actividades conjuntas en tres áreas de cooperación que se consideran prioritarias para ambas partes: la investigación, la docencia y la información y documentación científica.
Por entonces, tanto el Ministerio de Sanidad como la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), tenían también firmados convenios de colaboración independientes con la OPS/OMS, y es a partir de 2000 cuando se opta por firmar un convenio único entre la AECID con la OPS/OMS que recogiera, además de sus propias actividades de cooperación, las del Ministerio de Sanidad y las del ISCIII.
A partir de ese momento, las distintas Áreas de la AECID y del Ministerio de Sanidad, así como los Centros del ISCIII, definirían con las diferentes contrapartes de OPS/OMS el plan anual de actividades y acordarían las cantidades destinadas para cada una de ella. Este sistema supuso una mejora en lo que respecta a trámites económico-administrativos mediante la firma única y la trasferencia de una sola cantidad anual, aunque quizá pudo suponer un enlentecimiento a la hora de poner en marcha las actividades anuales de cooperación, que habitualmente solían iniciarse durante el primer trimestre cuando se trabajaba mediante programas de cooperación independientes.

Escuela Nacional de Medicina del Trabajo. PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.

OPS ¿Qué tipo de actividades de la ENMT son en colaboración con OPS?
J.V. Como se ha dicho, en 2005 se inicia un programa de cooperación entre la ENMT con la OPS/OMS conducido a través del Área de KMC (IKM entonces), sobre temas relacionados con el fortalecimiento de redes de información y difusión del conocimiento en Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), y dentro de este programa de actividades, se ha desarrollado InfoSaluLaboral, un portal orientado a la comunidad científica y profesionales que desempeñan su trabajo dentro del ámbito de la promoción de la salud y prevención de riesgos laborales, tanto de España como de diferentes países de LAC, facilitando el acceso y la difusión de la información sobre calidad de vida y condiciones de trabajo, prevención y promoción de la salud en el ámbito laboral. InfosaludLaboral también permite el acceso a herramientas científico técnicas para el desarrollo de actividades de investigación y docencia en el ámbito de la Medicina del Trabajo, así como la gestión y divulgación de contenidos de la revista de Medicina y Seguridad del Trabajo del a ENMT, que por otra parte, co-edita la ENMT-ISCIII con el área de KMC (OPS/OMS).
Otra de las iniciativas más recientes en materia de cooperación se centra en temas de formación, por una parte en aquellos temas relacionados con redes de información y entre los que podríamos citar como referente el Cursos de Acceso a Fuentes de Información en Salud y Manejo de Redes Sociales, impartido a través de del Campus Virtual de Salud Pública (CVSP) de la OPS/OMS y que cuenta, además de con la participación de la ENMT-ISCIII, con la de las Universidades de Salamanca, Alicante y Miguel Hernández de España y por otra parte, una línea centrada en la formación e investigación de enfermedades profesionales y la valoración médica de incapacidades, ambas coordinadas por el Dr. Jerónimo Maqueda, director del a ENMT.

OPS ¿Cuándo y cómo empezó la colaboración con BIREME?
J.V. La colaboración entre ISCIII y OPS/OMS se inició en 1996 como ya se dijo, pero los primeros contactos para iniciar la colaboración con BIREME se producen en 1998, coincidiendo mi incorporación a la BNCS y la puesta en marcha de los proyectos de SciELO y BVS por parte de BIREME.
El primer contacto se establece coincidiendo con un viaje que realicé a la Biblioteca de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore (EEUU), la William H. Welch Medical Library, con motivo de participar en distintas actividades contempladas dentro del convenio que tenía firmado el ISCIII con dicha Universidad. Aprovechando el viaje, me acerque por la sede central de la OPS/OMS en Washington DC y tras una entrevista con el Dr. Alberto Pellegrini, entonces Gerente del Área de IKM, se iniciaron una serie de conversaciones orientadas a abrir vías de colaboración entre la BNCS-ISCIII y BIREME (OPS/OMS).
En septiembre de 1999 durante el trascurso de la X Escuela de Verano de Salud Pública, celebrado en el Lazareto de Mahón en Menorca (España) se organizó una reunión que fue decisiva y marcó tanto el inicio como el futuro de la cooperación estable entre la BIREME y la BNC que en la actualidad se mantiene. En esta reunión, en la que participaron el Dr. Alberto Pellegrini, Gerente del Área de Información y Conocimiento (IKM) y D. Abel L. Packer, Director de BIREME, ambos en representación de la OPS/OMS y el Dr. José María Martín Moreno y un servidor, como representantes del ISCIII, se debatió y se acordó oficialmente la integración de la BNCS-ISCIII en el proyecto SciELO y BVS, como Centro de Referencia Nacional en España para el área de ciencias de la salud.

PHOTO: VIVI ZANATTA © PAHO/WHO.

OPS Un último mensaje a todos los profesionales de salud, profesores y estudiantes de España, América Latina y del Caribe.
J.V. Pues lo que realmente pudiera ser un mensaje, se me hace difícil, en todo caso yo diría más bien una reflexión en voz alta para compartir entre todos. Si no recuerdo mal, fue en 1983 cuando la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de la Defensa de EEUU puso a disposición pública el acceso a Internet, hasta entonces restringido para operaciones internas. Este hecho marcó un cambio de paradigma que nos ha conducido hacia la Sociedad de la Información, Sociedad Digital o Sociedad del Conocimiento, lo que indudablemente presenta grandes ventajas, y prueba de ello es el enorme paso de gigante que hemos dado en menos de 30 años, pero esta estrecha relación y dependencia con y de las tecnologías también lleva asociados riesgos, y a la vez que hace posible o facilita el avance de muchos países, también lleva aparejado el riesgo de incrementar la brecha digital en aquellos que no tienen acceso al mundo de las tecnologías.
Por otra parte, a nivel individual, este escenario exige una constante adaptación para mantener un adecuado nivel de información, conocimiento e interacción social dentro de un entorno en permanente evolución tecnológica, lo que unido a las ventajas que conlleva, también acarrea el inconveniente de que puede generar lagunas de analfabetización digital que pueden afectar no sólo a la población general, sino a determinados estratos de la comunidad científica que por diferentes motivos permanecen al margen de esta integración, por eso es importante tener esto presente y desarrollar programas específicos y herramientas que permitan la integración para combatir estas bolsas aislamiento digital en la sociedad de la información y el conocimiento.
Quizá en todo este escenario, lo importante y a la vez lo más difícil, sea llegar al punto de equilibrado en el nivel de integración de forma que nuestra más apasionante relación con Google, Facebook, Linkedin, Blogs, Twitter, RSS, CiteUlike, Connotea, 2collab, Delicious, Digg, Podcats o nuestros inevitables compromisos profesionales y sociales con Outlook, entre otras relaciones estables que mantenemos a diario con los, cada vez más numerosos habitantes de la enorme “nube” que nos envuelve, nunca lleguen a desplazar ese incomparable ratito compartiendo un café con un amigo…, y menos aún, que nos lleven a perderlo.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!