El financiamiento internacional para la cooperación al desarrollo de la salud de América Latina y el Caribe

El presente estudio tuvo como objetivos a) conocer en qué medida América Latina y el Caribe (ALC) se vio beneficiada por los aumentos de la asistencia internacional para el desarrollo de la salud (ADS) a nivel mundial y si la tendencia observada después de la Cumbre del Milenio, también fue una tendencia observada en la Región, b) determinar si existen diferencias en la distribución de esta asistencia, según el ingreso bruto per cápita de los países, c) identificar el posible efecto de la crisis financiera internacional de 2008 en la ayuda oficial bilateral y d) comparar las tendencias que tuvo el gasto público salud con respecto a la ADS antes y después de la Cumbre del Milenio.

Se encontró que la ADS en ALC sigue un curso muy diferente al de otras regiones del mundo. A partir de 1997 se entra en un período de estancamiento fluctuante que se extiende hasta 2008, con desembolsos promedios anuales de US$ 1 200 millones.

La banca multilateral tuvo una participación de 79% de los desembolsos promedios entre 2002 y 2008 en los países de ingreso medio alto, mientras que la ayuda oficial bilateral registró la mayor participación (61%) en los países de ingresos medios bajos y bajos.

En este período la ayuda bilateral tiene un crecimiento anual de 13%, pero en el año posterior a la crisis los desembolsos caen en US$ 20 millones. El 64% de la ayuda bilateral provino de Estados Unidos, España y Canadá, y el 29% de la misma se destinó a VIH/Sida y enfermedades de transmisión sexual.

Después de la Cumbre del Milenio la ADS canalizada hacia los gobiernos disminuyó en un 30% entre 2001–2006 y su participación con respecto al gasto público en salud regional fue de 0,30% en el mismo período, con una proporción igualmente marginal con respecto al gasto total en salud para 2008 (0,37%; US$ 2 per cápita).

Se concluye que después de la Cumbre del Milenio la ADS en ALC no creció ni logró igualar las tendencias antes del 2000 y el gasto público en salud siguió su tendencia de crecimiento histórico, sin mayores incrementos con respecto al producto interno bruto regional.

Frente a este panorama y por ser ALC la región más desigual pero no la más pobre del mundo, resulta imperativo replantearse las formas de pensar, conducir y entregar la cooperación para el desarrollo de la salud con enfoques innovadores y mecanismos alternativos de financiamiento que respondan más y mejor a las realidades de la región.

De Los Ríos R, Arósquipa C, Vigil-Oliver W. El financiamiento internacional para la cooperación al desarrollo de la salud de América Latina y el Caribe. Rev Panam Salud Publica. 2011;30(2)133–43.

Documento en formato PDF: El financiamiento internacional para la cooperación al desarrollo de la salud de América Latina y el Caribe

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!