Conferencia Regional de Jóvenes Indígenas: Salud, Desarrollo e Inclusión

Los adolescentes indígenas de la Región de las Américas enfrentan desafíos distintos que otros adolescentes en distintas partes del país. Además de las dudas comunes que enfrentan los jóvenes – vergüenza sobre temas de salud sexual y reproductiva, violencia, y adicción a drogas y alcohol – tienen que superar barreras adicionales en comunicación con personal de salud que no son parte de su cultura.

Se realizó en Cochabamba, Bolivia, la Conferencia Regional de Jóvenes Indígenas: Salud, Desarrollo e Inclusión en noviembre del 2009, con el motivo de discutir las necesidades de las poblaciones adolescentes indígenas de la Región, desde la perspectiva de los adolescentes mismos, definir los cambios de los sistemas de salud y las características de los servicios de salud para adolescentes y jóvenes interculturales adecuados a sus necesidades, y diseñar un plan a nivel de cada país para implementar estas recomendaciones.

La Región de las Américas representa una gran riqueza de diversidad étnica y cultural: se estima que hay 45 millones de personas pertenecientes a pueblos indígenas de más de 400 etnias y distribuidos en 25 países; 15 millones tienen entre 10-24 años. Es clave que se considere las necesidades de este grupo para asegurar que los y las adolescentes se sientan cómodos en acceder servicios de salud.

Al mismo tiempo, la pobreza y la etnicidad o pertenencia a un pueblo indígena están directamente relacionados. El analfabetismo de las mujeres es generalmente mucho mayor; por ejemplo, en Guatemala, el analfabetismo femenino indígena es del 53.4 % comparado con el 14% del analfabetismo urbano.

Participantes de la sede de la OPS, de las oficinas de la OPS en Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala y CLAP, AECID, la Embajada Noruega, líderes jóvenes de Honduras, Nicaragua, Perú, Ecuador y Guatemala y miembros de 60 grupos etnias distintos de Bolivia participaron en la Conferencia Regional. Los jóvenes tuvieron la oportunidad de expresar sus opiniones y preocupaciones con los oficiales. Dentro de los temas discutidos por los jóvenes fueron:

• Curas y medicinas tradicionales
• Falta de acceso a agua y saneamiento
• Dificultades en acceder servicios de salud
• Malentendidos entre personal de salud y la población indígena
• Miedo a perder la cultura y sus valores
• Discriminación, injusticia, exclusión y explotación
• Salud sexual y reproductiva
• Daño al medio ambiente
• Falta de información en temas de salud
• Violencia, drogas, y alcohol

“Nos discriminan y hay maltrato a las personas de tez morena, nos ignoran a diferencia de las personas de tez blanca y bien vestidos que los atienden bien”, dijo un participante. “Hemos sido excluidos de los programas de salud sexual”, dijo otro. “No son adaptados a nuestra cultura, no hay consenso con nuestros pueblos indígenas”.

Durante trabajo de grupos, los adolescentes identificaron qué constituye una persona sana; problemas para lograr para ser sanos; y características de servicios de salud amigables.

Como resultado de esta conferencia, cada país elaboró una propuesta de un plan nacional de salud de adolescentes y jóvenes indígenas que incluye temas clave como participación juvenil, abogacía, información estratégica, intervenciones comunitarias, derechos humanos y servicios de salud.

La iniciativa es liderada por el área de Salud Familiar y Comunitaria (FCH) de la Organización Panamericana de la Salud, con apoyo de la Cooperación Española.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!