Día Internacional de la Mujer: El aporte de las mujeres a la Salud Pública

Dra Chang Dra Etienne

Por María Paz Bertoglia (@pinabertoglia) Consultora OPS/OMS Chile

El 8 de Marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Lo que para algunos críticos podría considerarse una muestra de discriminación hacia los hombres, se puede rebatir rápidamente al demostrar que por cada 1% de crecimiento en escolaridad femenina se reporta un 0.2% de crecimiento en la economía1, o que las mayores causas de mortalidad infantil (malaria, VIH, infecciones respiratorias, infecciones gastrointestinales y sarampión) son indirectamente prevenibles a través de progresos socioeconómicos que apoyen la igualdad de género2; por lo que al apoyar a las mujeres no sólo se obtienen resultados de superación y desarrollo en las mujeres, también se obtienen retornos positivos transversales a toda la sociedad.

Los orígenes de esta celebración se remontan a las actividades de movimientos obreros organizados al   inicio del siglo veinte en Norteamérica y en Europa. Se ha convertido en un momento para reflexionar sobre el nivel de progreso alcanzado, y aprovechar de realizar un llamado al cambio y a celebrar actos de valentía y determinación realizados por mujeres que han jugado un rol extraordinario en la historia de sus países y comunidades3.

En este escenario  se propone una reflexión sobre el aporte de las mujeres en el campo de la Salud Pública, gran espacio sanitario que ha logrado importante avances en muchas áreas, entre ellas: Investigación, Políticas Públicas, Bioética, Epidemiología, Gestión y Administración, Educación, Promoción, Prevención y Redes asistenciales.

Es imprescindible que las políticas de salud públicas presenten desde su construcción un enfoque de género que permita hacerse cargo de las inequidades y facilite su implementación en un mundo tan desigual. Para generar políticas públicas con enfoque de género no basta con documentar e identificar inequidades; también debe incorporarse a la mujer en un rol activo desde su génesis hasta la implementación para asegurar una real participación.

Es paradójico y vergonzoso que los sistemas de salud con frecuencia desatiendan las necesidades de las mujeres a pesar que ellas contribuyen a mejorar la salud de la población mediante su función como cuidadoras principales de la familia y como prestadoras de asistencia sanitaria en los sectores formal e informal. Las mujeres, que constituyen la columna vertebral del sistema sanitario, pocas veces se ven representadas en los puestos ejecutivos o de gestión, su participación suele concentrarse en los empleos con sueldos bajos y expuestas a mayores riesgos ocupacionales4.

La Organización Panamericana de la Salud cuenta una historia diferente, ya que los últimos tres períodos han sido dirigidos por una mujer. La Dra. Mirta Roses Periago durante los años 2003-2008, luego reelecta para el período 2008-2012. Actualmente contamos con la dirección de la Dra. Carissa Etienne por un mandato de cinco años.

Al evaluar lo que ocurre en la Organización Mundial de la Salud, vemos un panorama similar. La primera vez que una mujer fue nombrada Directora General fue en el periodo 1998-2003, la Dra. Gro Harlem Brundtland. Luego en Mayo del año 2012 se nombra a la Dra. Margaret Chan como Directora General por un segundo mandato de cinco años.

Muchas mujeres han caminado y aportado en la senda de la salud,  merecen el más profundo respeto y admiración a todas ellas. Sólo para mencionar a algunas en nuestro país, la Dra. Eloísa Díaz5, la primera médica de Chile y América del Sur (obtiene el título de Médico Cirujano el año 1887), la Dra. Tegualda Montreal6, quien ayudó a visibilizar materias tabú hasta entonces, como abordar abiertamente la realidad del aborto provocado para enfrentar sus implicancias económicas, sociales y sanitarias y la Dra. María Isabel Matamala, fundadora de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y el Caribe, y consultora de OPS en temas de género.

Entonces, volviendo al escenario OPS/OMS, el mundo cuenta actualmente con dos mujeres de vasta trayectoria a cargo de organizaciones internacionales que luchan por mejorar la calidad de vida de la población mundial por medio de avances en metas sanitarias.

Algo hay que reflexionar sobre el liderazgo femenino. Presenta aspectos que lo hacen especial, digno y  diferente.

Las mujeres que ejercen el liderazgo con perspectiva de género  aprecian el valor del diálogo para resolver conflictos, la utilidad de reflexionar previo a actuar y la habilidad de tomar decisiones rápidamente bajo presión, actuando a consecuencia y respetandola diversidad y la expresión de distintos puntos de vista sin la necesidad de aplastarlos por medio de acciones bruscas, mostrando capacidad de negociar. El liderazgo femenino es carismático y apasionado, pero equilibrado.

Es importante recalcar que los logros femeninos tienen una particularidad solidaria, ya que no sólo representan un crecimiento y desarrollo personal, sino traen a consecuencia el crecimiento y desarrollo de quienes las rodean. Esto hace que la sociedad las reconozca como entes monitoras o promotoras de bienestar;“If you educate a man, you educate an individual. If you educate a woman, you educate a nation”, palabras del Dr. James Emmanuel KwegyirAggrey.

La sociedad debe avanzar mucho en este aspecto. Debemos reconocer que habitamos un mundo desigual, donde aún existen muchos elementos que deben ser abordados por medio de políticas con enfoque de género. No es aceptable que en nuestros tiempos de avances tecnológicos y científicos las mujeres aún deban luchar por igualar los sueldos de sus pares masculinos por las mismas funciones, o deban luchar día a día por tener representatividad como tomadoras de decisión. No es fácil, pues debemos vencer resistencias ligadas a paradigmas antiguos muy instalados en la sociedad y en la política.

Poniendo el foco en las desigualdades en salud, aunque las mujeres viven más que los hombres, sin embargo, esos años suplementarios no siempre se acompañan de buena salud. La biología nos ayuda pero la sociedad no. En muchos lugares alrededor del mundo, las mujeres y las niñas afrontan problemas de salud similares, en particular la discriminación, la violencia y la pobreza, que aumenta su riesgo de mala salud4.

Desde la década del ´80, las cuestiones de género en la salud han sido parte integral del trabajo de la OPS/OMS, y se institucionalizó cuando sus Estados Miembros aprobaron la primera resolución solicitando el desarrollo de un Plan de Acción en la Salud y Desarrollo de la Mujer7.

Con esto dicho, la reflexión debe hacerse desde todos los niveles al generar políticas  públicas con enfoque de género, desde planificar un test de ingreso a las universidades que sea justo con las mujeres y no sesgado, hasta entender que vivir más no siempre significa vivir bien, sino se proveen las herramientas para que las mujeres se desarrollen plenamente durante todo su ciclo vital. Sólo de esta forma la sociedad avanza y se desarrolla de manera justa. Así no ganamos sólo las mujeres, sino todos quienes compartimos el sueño de vivir en un mundo mejor.

GÉNERO: La construcción social de las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. El género requiere la descontrucción de los expectativas sobre el comportamiento y las características de mujeres y hombres – descrito como “feminidad” y “masculinidad”. Contrario a la opinión popular, género no significa “la mujer” o “feminismo”, se refiere a las relaciones desiguales de poder entre las mujeres y los hombres y el impacto que esta desigualdad ejerce sobre la vida de las personas7.
EQUIDAD: La resolución de inequidades que son innecesarias, evitables e injustas. La equidad es distinta al concepto de la igualdad. No significa una distribución igual de recursos, sino una distribución diferencial de acuerdo con las necesidades particulares de cada sexo7.
SALUD: Por “salud” se entiende el más alto nivel alcanzable de bienestar físico y emocional. La salud no es una condición universal, se debe considerar a nivel socio-económico e individual7.
Referencias
  1. Abu-Ghaida D, Klasen S. The economic and human development costs of missing the millennium development goal on gender equity. World Bank – University of Göttingen. May 2004.
  2. Otto C, Rielly M, Rosling H, Peterson S, Ekstrom A. Socioeconomic determinants of infant mortality: A worldwide study of 152 low-, middle-, and high-income countries. Scandinavian Journal of Public Health. 35: 288-297. 2007
  3. United Nations Entity for Gender Equality and the Empowerment of Women. Visita 04 Marzo 2013 http://www.unwomen.org/how-we-work/csw/iwd2013/
  4. Organización Mundial de la Salud. Las mujeres y la salud. Los datos de hoy, la agenda de mañana. OMS. 2009.
  5. Sitio web Universidad de Chile. Visita 07/08/2013 http://www.uchile.cl/portal/presentacion/historia/grandes-figuras/otras-figuras-ilustres/8017/eloisa-diaz-insunza
  6. Unidad Patrimonio Cultural de Salud. Historia de Vida: Tegualda Montreal. Ministerio de Salud Chile. 2010. Visita 07/08/2013 http://patrimonio.redsalud.gob.cl/wp-content/uploads/2010/07/libro-dra-tegualda-morreal-autor-carlos-molina-liviano.pdf
  7. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en colaboración con el Observatorio de Salud de la Mujer del ministerio de Sanidad y Política social de España y el Observatorio de Salud Pública de Cantabria. Panorama de Observatorios de Género y Salud en América Latina. 2012.
  8. Programa Mujer, Salud y Desarrollo. Organización Panamericana de la Salud. Equidad de género en salud. Hoja Informativa.
  9. Gómez E. Equidad, género y salud. Retos para la acción. Rev Panam Salud Publica/Pan Am J Public Health 11(5/6), 2002
 
Puede dejar una respuesta. Pinging no está permitido.


Una respuesta to “Día Internacional de la Mujer: El aporte de las mujeres a la Salud Pública”

  1. maría nahuelhuén olivares dice:

    Que interesante, lo publicado, buscando información sobre salud y mujer como tema para un cabildo de mujeres que se realizará el 3 de agosto, me encontré con este documento escrito por la Sra. María Paz Bertoglia, Consultora de OPS/OMS Chile, es actual y lo que buscaba, para abordar el tema.
    Gracias

Dejar una respuesta