Atención Primaria de Salud y los Objetivos de Desarrollo Del Milenio (2ª parte)

Por Julio Suárez Consultor para el desarrollo de sistemas y servicios de salud, OPS/OMS Chile

Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y enfrentar los nuevos desafíos del siglo XXI, salud debe ser prioridad en las agendas política y social, las estrategias sanitarias deben ser integrales y el sistema de salud debe ser efectivamente universal, patrimonio de toda la sociedad, valorado, querido y cuidado por todos. Sin embargo, la Cumbre del Milenio no incluyó un objetivo explícito entre los ODM para abordar el problema de las enfermedades no transmisibles y sobre todo de las condiciones crónicas que afectan la salud, que es el principal desafío sanitario en el siglo XXI. Proponemos algunas ideas fuerza para iniciar el debate, y esperamos ver muchas más al final del post en sus comentarios.

En post anterior abordé los avances en el cumplimiento de los ODM y la pertinencia de la estrategia de APS nacida en la reunión de Alma Ata para alcanzar estos objetivos. En este continúo aquella línea de pensamiento para proponer tres áreas principales de acción en la dirección indicada.

En primer lugar la implementación de políticas públicas para incidir sobre los determinantes sociales de la salud en pro de la equidad.

Los determinantes sociales de la salud son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas (1,2). Se trata en esencia de como cada país gestiona su riqueza. Los países que distribuyen mejor su PIB, que asumen la equidad como norte principal y la solidaridad como principio estructurante de las políticas sociales y de salud logran avances superiores en el desarrollo humano. Mas que el crecimiento económico en sí -que es importante-, lo que explica mejor los avances es la distribución de dicho crecimiento para favorecer a los mas pobres y grupos sociales en desventaja. Garantizar el derecho a la salud implica directamente construir sociedades mas justas y solidarias. El crecimiento económico por si solo y el mercado como mecanismo de operación social no son capaces de atender equitativamente las necesidades de salud de las poblaciones y, por tanto, de avanzar en la superación de las desigualdades injustas que aún persisten en nuestros países(3). América Latina y el Caribe continúa siendo la región mas desigual del mundo por su distribución del ingreso aunque no la mas pobre(4) .

En el caso de los ODM, superar la pobreza, el hambre y las desigualdades de género, mejorar la educación y el ambiente, reducir la mortalidad infantil y materna, erradicar enfermedades, requieren sociedades mas justas y solidarias para atender a quienes menos tienen que son los grupos humanos que concentran estos problemas. Un país de bajos o medianos ingresos que distribuye mejor lo que tiene entre sus regiones y grupos sociales logra mejores resultados que uno rico que no lucha por disminuir la brecha entre el primer y último quintil de ingresos, entre quienes tienen de más y quienes nada o casi nada tienen.

En segundo lugar el desarrollo de estrategias sanitarias integrales para abordar los problemas de salud, mediante la combinación de políticas públicas, programas de salud y servicios de atención personales que respondan apropiadamente a los problemas prioritarios. Superar la proliferación de programas verticales según enfermedad o daño y en su lugar favorecer intervenciones integrales según población-territorio (nacional, intermedio, local), grupos sociales y grupos etáreos que impidan la nociva fragmentación del sistema y los servicios de salud y ataquen los determinantes comunes de los problemas.

La población mundial ha envejecido y todo indica que esta tendencia se mantendrá. En el año 2020 -a la vuelta de la esquina- en Las Américas vivirán 200 millones de personas mayores, casi el doble que en 2006 y más de la mitad de ellos vivirán en América Latina. Para 2025 el 50% de los que nacen en América Latina vivirán más de 80 años(5). De otro lado, la epidemia de enfermedades no transmisibles crece y hoy es la principal causa de muerte en prácticamente todos los países. De todas las muertes por enfermedades no transmisibles, el 80% ocurre los países de ingresos bajos y medios. Al interior de los países, la epidemia hace los mayores estragos entre la población de menores ingresos. América Latina es parte de esta realidad.

Esta área de acción tiene múltiples puntos de contacto con la primera. La diferencia es que en este caso se persigue explícitamente objetivos sanitarios, el sector salud tiene el papel predominante y la mayoría de la estrategias sanitarias son conducidas o coordinadas desde el sector salud. Incluye acciones de alcance nacional, sub-nacional y local, acciones indiferenciadas dirigidas a toda la población y acciones focalizadas en grupos específicos de población según grupos de edad, lugar de residencia o trabajo, pertenencia étnica, social o de género y otras formas de agrupación basadas en análisis epidemiológico.

En tercer lugar el desarrollo de sistemas de salud universales. Hay suficiente evidencia sobre la superioridad de los sistemas de salud universales, integrados y basados en la APS para alcanzar los objetivos de SPT y los ODM(6,7,8).

La transformación de los sistemas de salud mediante el desplazamiento del eje estratégico hacia la organización de redes de servicios basados en la APS es el camino. Uno de los mayores obstáculos para lograr sistemas universales, equitativos e integrales es la fragmentación. Este tema es extensamente tratado en la publicación dedicada a las redes integradas de servicios de salud(9). Se trata de garantizar cobertura universal y acceso a servicios integrales, insertados en la comunidad con la que comparten vida y objetivos sociales, de fácil acceso, prestados por equipos de salud multidisciplinarios organizados en un modelo de salud familiar, que garantizan la puerta de entrada al sistema, la continuidad del cuidado y la participación de la población.

La transformación implica implementar un nuevo modelo de atención que de cuenta de los cambios demográficos y epidemiológicos ocurridos en décadas recientes. Las enfermedades no transmisibles, los daños a la salud de causas externas y también algunas enfermedades transmisibles, acompañan a quien las padece durante muchos años y en muchos casos provocan discapacidades y limitaciones funcionales convirtiéndose en condiciones crónicas. Las condiciones crónicas son la mayor carga que deben atender los sistemas y servicios de salud actualmente(10).

Por otro lado, la creciente penetración social de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) abren la puerta a su implementación en los servicios de salud con enormes potencialidades para la promoción, prevención, cuidado de las personas, gestión de los servicios y participación de las personas en el proceso de mejorar su salud. Bajo la denominación de e-salud emergen rápidamente aplicaciones de estas tecnologías al cuidado de la salud(11).

Catorce atributos considerados esenciales deben desarrollarse para el desarrollo de sistemas de salud basados en la APS. Todos son importantes, pero dos de ellos requieren especial atención por ser decisivos para el desarrollo de sistemas de salud universales y por la complejidad y dificultades que presentan. Me refiero a los trabajadores de la salud y al financiamiento del sistema. A los dos atributos anteriores se suma un tercer asunto crítico, el acceso a medicamentos de calidad . No es el tema central que nos ocupa y hay mucha literatura que aborda a profundidad estos temas por lo que no extenderé en detalles.

Comentarios finales
En resumen, para alcanzar los ODM y enfrentar los nuevos desafíos del siglo XXI, salud debe ser prioridad en las agendas política y social, las estrategias sanitarias deben ser integrales y el sistema de salud debe ser efectivamente universal, patrimonio de toda la sociedad, valorado, querido y cuidado por todos. La Cumbre del Milenio no incluyó un objetivo explícito entre los ODM para abordar el problema de las enfermedades no transmisibles y sobre todo de las condiciones crónicas que afectan la salud, que es el principal desafío sanitario en el siglo XXI.
Cinco ideas fuerza para el debate:

  1. A la altura del año 2012, el cumplimiento de los ODM requiere un abordaje focalizado en los países rezagados y en las regiones y grupos sociales más pobres y vulnerables de cada país;
  2. La equidad es el gran objetivo y las brechas entre países y al interior de estos la gran deuda sanitaria;
  3. La solución de los problemas es principalmente política y la solidaridad el valor a defender;
  4. Las condiciones crónicas presididas por la enfermedades no transmisibles y los daños producidos por causas externas -incluyendo las secuelas en discapacidad- son el gran desafío sanitario para los próximos años y debería incluirse para la “renovación” de los ODM;
  5. La estrategia de APS sigue siendo el “faro sanitario” que nos guía para organizar mejor la respuesta social y los esfuerzos sanitarios para alcanzar salud para todos.

1.- OMS. http://www.who.int/social_determinants/es/
2.- Subsanar las desigualdades de una generación. Avanzar en la equidad sanitaria actuando sobre los determinantes sociales de la salud. Informe de la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud. OMS, Ginebra, 2009
3.- Conferencia mundial sobre determinantes sociales de la salud. Río de Janeiro, Brasil, oct. 2011. http://www.who.int/sdhconference/declaration/Rio_political_declaration.pdf
4.- Panorama social de América Latina 2011, CEPAL
5.- OPS. Día Mundial de la Salud 2012. Ante aumento de población de adultos mayores, el desafío es asegurar un envejecimiento saludable. http://intranet.paho.org/clippings/Lists/Posts/Post.aspx?ID=162
6.- Renovación de la atención primaria de salud en las Américas: documento de posición de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). Washington, D.C.: OPS/OMS; 2007
7.- Informe Sobre la Salud en el Mundo. La Atención Primaria de la Salud, más necesaria que nunca. OMS, Ginebra, 2008
8.- Informe sobre la salud en el mundo. La financiación de los sistemas de salud. El camino hacia la cobertura universal. OMS, 2010
9.- Redes integradas de servicios de salud. Conceptos, opciones de política y hoja de ruta para su implementación en las Américas. OPS, WDC, 2010
10.- Innovative care for chronic conditions (ICCC). Building blocks for action. Global report. WHO, Geneva, 2002
11.- http://www.viralizando.cl/
12.- Suárez J. Desafíos para alcanzar universalidad con equidad en salud en ALC en el siglo XXI. Rev. cubana de salud pública, v36 n3,Habana, jul-sept. 2010

 
Puede dejar una respuesta. Pinging no está permitido.


Dejar una respuesta