“El aborto inducido es un problema de salud pública”, señaló experto obstétrico


El coordinador del Grupo de Trabajo sobre Prevencion del Aborto Inseguro de la Federacion Internacional de Ginecólogos y Obstetras (FIGO), Aníbal Faundes, afirmó que “el aborto inducido es un problema de salud pública por su alta frecuencia y consecuencias en la salud de la mujer”, durante el Panel Maternidad Segura y Acceso Universal a la Salud, que tuvo lugar en el marco del 51 Consejo Directivo de la OPS.
Faundes expuso sobre Prevención de abortos inseguros y sus consecuencias en Latinoamérica y el Caribe. En ese sentido, indicó que la mortalidad por aborto se redujo de 30 x 100.000 en 1990 a 10 x 100.000 en 2008. Sin embargo, afirmó, “tenemos una de las tasas de aborto inseguro más altas del mundo”.

El coordinador de la Federación comparó la situación con países europeos donde el aborto es legal y accesible, con aquellos de las Américas donde está penalizado. “No ha funcionado criminalizar los abortos”, consideró y agregó que existen diversos niveles de prevención para prevenir los abortos.

En ese sentido, consideró necesario contribuir a la prevención del embarazo no deseado, facilitar que el aborto legal se realice en condiciones seguras e informar a las mujeres para evitar nuevas situaciones de abortos, entre otras acciones.

 
Las respuestas están cerradas, pero ud. puede trackback de su propio sitio.